Otros apoyos a esta idea provienen de los estudios que revelan que los buenos lectores utilizan más eficazmente la ruta fonológica que los malos lectores, lo que ha sido constatado tanto en ingles (Perfetti y Hogaboam, 1975), como español (Domínguez y Cuetos, 1992; Jiménez y Rodrigo, 1994). Por lo tanto con independencia de la lengua, podemos afirmar que para aprender a leer en un sistema alfabético hay que adquirir habilidades de decodificación fonológica. La decodificación en la capacidad lectora depende del nivel de desarrollo de la habilidad lectora.

Una buena conciencia fonológica empieza cuando los niños detectan sonidos, sílabas y rimas en las palabras que escuchan. Lea frecuentemente en voz alta a su hijo. Seleccione libros que rimen o que repitan el mismo sonido. Dirija la atención de su hijo hacia las rimas: “¡Fox, socks, box! (vocablos en inglés que significan: zorro, calcetínes, caja). Todas estas palabras riman. ¿Escucha que casi suenan igual?”
Ejemplo: También podemos jugar a adivinar en que ha pensado el otro. Para ello, le pediremos que escriba el nombre de un objeto visible en el contexto sin que lo veamos y viceversa, después debemos adivinar que creemos que ha anotado el otro y al final enseñar lo que habíamos escrito. (Sirve cualquier juego que le haga escribir a la vez que se divierte).

El aire pasa de los pulmones a los bronquios y después a la tráquea, en cuya parte superior se sitúa la laringe. En la laringe, se sitúan las cuerdas vocales, dos músculos flexibles que vibran con el paso del tiempo de la respiración. Si las cuerdas vocales se aproximan y vibran, se producen los sonidos sonoros. Por el contrario, si las cuerdas vocales no vibran y dejan pasar el aire libremente, se producen los sonidos sordos.

Otro modo de enseñar y adquirir esta conciencia fonémica es trabajar con fonemas únicos en las palabras habladas, como al identificar el primer sonido de la palabra inglesa cat (gato) como /k/. Parte de este aprendizaje también implica darse cuenta de que cambiar un solo sonido o fonema puede cambiar el significado de la palabra. Por ejemplo, cambiar la /g/ en bag por una /t/ nos da la palabra bat (murciélago), que tiene un significado diferente al de bag (bolsa).


Puede ser dividida en tres secciones también, a saber: faringe, cavidad bucaly cavidad nasal. La faringe es un tubo musculoso situado en el cuello. Conecta la nariz y la boca con la tráquea y el esófago. A diferencia de las cavidades que mencionábamos anteriormente, esta sección de lacavidad supraglótica forma parte también del aparato digestivo, pues por la faringe pasan también los alimentos que ingerimos.
La enseñanza de la lectura debería empezar por las vocales secuenciadas por su dificultad gráfica y seguir con las consonantes que no presentan problemas de interferencia y que tienen una "correspondencia grafema-fonema" estable. Posteriormente se van introduciendo aquellos grafemas que presentan contrastes a fin de obtener ventajas en el aparato discriminativo.
Para evaluar el proceso auditivo de tu hijo, di despacio con intervalo de un segundo, en un tono monótono, ya sea números u objetos. Puedes decir 5-8-1-7 y que el niño repita. si pudo ahora di 8-4-3-9-6. El niño debe de poder decir la secuencia de 4 dígitos correctamente el 75% de las veces a ka primera para que sea considerado un nivel 4 de memoria corto plazo
Aritenoides. Se trata de dos cartílagos localizados en la parte posterior, sobre los cuernos del cricoides, sujetan por su apófisis vocal ambos extremos posteriores de las cuerdas y sus apófisis musculares se sostienen sobre el cricoides. Los aritenoides cuentan con gran movilidad, gracias a ella las cuerdas vocales pueden realizar cualquier movimiento. Son pares puesto que hay un par.
En los sonidos consonánticos de acuerdo con el punto de articulación podemos encontrar: labiales, labiodentales, coronales, interdentales, dentales, alveolares, postalveolares, retroflejas, palatales, velares, uvulares, faríngeas y glotales. Sin embargo, es difícil encontrar lenguas que usen simultáneamente todos estos puntos de articulación. Respecto al modo de articulación se tienen oclusivas, fricativas, africadas y aproximantes.
×