A base del Método Fexmo, es un curso taller Terapia de lenguaje: Fonética, expresión y movimiento, Ponente: Ida Lucía Muente Espinar, autora del Método Fexmo, dirigido a profesores de pedagogía y Ed. Inicial. Temario: Comprensión Lectora, Fonética, Vocalización, Narración de cuentos, Problemas de oralidad, Caligrafía, Movimiento y su importancia, Paralelos de zurdos y diestros, Importancia de los colores, Terapia de cada letra a través de sonidos.
Además, si quieres poner más en práctica tus habilidades conversacionales, podrás asistir a las actividades complementarias realizadas en el centro, así podrás reforzar lo visto en las lecciones de manera divertida y aplicando el contenido a la vida real. Esto lo podrás hacer individualmente y con otros estudiantes de tu mismo nivel, lo que te ayudará a desenvolverte con confianza, adquirir mayor fluidez y conocer nuevas personas.
Más formalmente si {\displaystyle /f/\;}  es un fonema que puede ser articulado como todo un conjunto de fonos {\displaystyle \{\phi _{1},\phi _{2},...,\phi _{n}\}\;} entonces podemos definir una relación de pertenencia de cada uno de esos alófonos al fonema si definimos la función {\displaystyle {\mbox{rasg}}(\cdot )\,} que asigna a cada fono o fonema el conjunto de rasgos relevantes. Un alófono es una realización posible de un fonema si pertenece a la clase de equivalencia de sonidos asociada al fonema, que en términos de rasgos equivale a que:

Introduce palabras vcccv de más de cuatro sílabas. Introduce los dígrafos gui/gue. Continúa aportando estrategias de lectura de palabras, frases, oraciones y textos cada vez menos controlados, hasta que al final del nivel los niños adquieren competencia para leer textos sin control. A nivel gramatical, trabaja el uso de sufijos -mente, -ción, -sión, -ble, -ísimo/ísima, verbos que terminan con -amos/emos/imos, -aron/ieron, -ando/iendo. A nivel semántico incluye actividades de comprensión lectora de mayor complejidad, como hacer inferencias, predicciones y titular capítulos. Introduce los meses del año, familias de palabras, números y palabras compuestas. En cada Paso pone en práctica (i) la lectura con listas de sílabas, palabras, frases y oraciones y textos, (ii) caligrafía, (iii) ortografía, (iv) gramática y (v) comprensión lectora.

En relación al material de apoyo que podemos utilizar para enseñar al niño o niña a identificar las letras la oferta es prácticamente ilimitada: libros y material gráfico, pizarras magnéticas, aplicaciones digitales, etc. En estos primeros pasos mi recomendación es combinarlos todos ellos de modo que el niño se habitúe a ver letras en diferentes medios y no asociar sus juegos con las letras únicamente a uno de ellos; un error bastante frecuente estos días es el de utilizar en exclusiva la tablet, obviando alternativas más tradicionales. Si bien la tablet o el móvil es un entorno por lo general atractivo para el niño, limitarnos a este medio puede dificultar un tanto el posterior salto a la escritura. Complementar los medios digitales con libros o juegos físicos contribuirá a que el niño progrese más ágilmente en todos los ámbitos.


Los fonemas son las unidades básicas sobre las que se estudia el lenguaje en cuanto a fonación, es decir, en cuanto al sonido que se realiza al pronunciarlas. Un fonema, explicado de forma técnica, es la unidad básica de un sistema fonológico encargado de explicar los sonidos que forman una lengua. En este artículo te mostraré algunos ejemplos de fonemas para que entiendas a la perfección qué son.
Ejemplo:  El juego del detective: consiste en identificar y atrapar todas las sílabas o letras que nosotros le propongamos. Por ejemplo se le escriben diversas sílabas entre las que predominan el grafema que se está trabajando y él/ella debe rodear todas las que contengan dicha letra. O se le pide directamente que busque “di” , después “ed”, después “dedo”.
Es sumamente importante tener en cuenta que un fonema NO ES UN SONIDO sino una idealización de éstos que permite a su vez diversas formas de ser efectuado. Por ejemplo, /b/ es un fonema del español que puede representar dos variantes de sonidos: una de ellas en la que los labios no llegan a cerrarse y se expira un poco de aire para que vibren las cuerdas y pronunciar palabras como tubo, alba o curva, y la otra los labios se cierran para cortar el paso del aire y liberarlo bruscamente para exclamar por ejemplo ¡Bien!. Estos sonidos se representan en la notación fonética como [ß] la primera, y [b], la segunda, pero ambas son alófonos del fonema /b/.
Durante el proceso de la lectura, el niño puede presentar dificultades, como que el niño no lee bien, por que no ha aprendido a leer mecánicamente, no decodifica correctamente; otra dificultad, es que al leer el niño sólo lee algunas palabras aisladas sobre lo leído y se piensa que el niño al leer no comprende. Por eso es importante identificar realmente cuales son las dificultades que se presentan.
Durante el proceso de la lectura, el niño puede presentar dificultades, como que el niño no lee bien, por que no ha aprendido a leer mecánicamente, no decodifica correctamente; otra dificultad, es que al leer el niño sólo lee algunas palabras aisladas sobre lo leído y se piensa que el niño al leer no comprende. Por eso es importante identificar realmente cuales son las dificultades que se presentan.
Fijado un conjunto de rasgos fonéticos se pueden definir los sonidos de la lengua, en principio no hay límite para lo fina que pueda ser la distinción que establecen estos rasgos; potencialmente la lista de sonidos puede hacerse tan grande como se quiera si se incluyen más y más rasgos. Sin embargo el número de fonemas es un asunto diferente, puesto que muchos de los anteriores sonidos serán equivalentes desde el punto de vista lingüístico. Un sistema fonológico es un par {\displaystyle {\mathcal {F}}=(F,{\mathcal {R}})} donde {\displaystyle F\,} es un inventario de fonemas abstractos definidos por unos pocos rasgos del conjunto total (las lenguas naturales por lo general oscilan entre 10 y 30 fonemas, aunque se han descrito lenguas con cerca de 100 fonemas), y {\displaystyle {\mathcal {R}}} es el conjunto de reglas que en función del contexto relativo de aparición de los fonemas definen totalmente los rasgos fonéticos, así el conjunto de reglas puede pensarse como una aplicación del conjunto de secuencias admisibles de fonemas en el conjunto de secuencias admisibles de sonidos:
No sabemos cómo surgieron las lenguas tonales. Muchos creen que tiene que ver con fonemas o incluso con sílabas completas que se han perdido, pero dejando su influencia en la pronunciación. Pero esta suposición hace difícil de explicar por qué el Cantonés, el cual ha mantenido muchos antiguas consonantes terminales, tiene 9 tonos, mientras que su pariente, el Chino Mandarín, el cual ha perdido esas terminaciones, sólo tiene 4 tonos. Por supuesto, un lingüista de China podría preguntarse cómo sucedió que las lenguas no-tonales perdieron sus tonos.
Además de estas variaciones en el inventario fonémico, el número de alófonos que presentan los fonemas del español presentan peculiaridades en algunas variedades. Por ejemplo en la modalidad lingüística andaluza las secuencias /s+b/, /s+d/ y /s+g/ dan lugar a las fricativas sordas [ɸ], [θ] y [x] (estando el primer alófono ausente de otras variedades de español).
Los niños que tienen un nivel auditivo de 4 pueden aprender sonidos de las letras, pero no podrán utilizar eficientemente los sonidos para formar palabras. La razón para esto es que la memoria corto plazo es un reflejo de sostener las piezas juntas. Para que los fonemas funcionen tienes que poder retener piezas individuales auditivas (sonidos) juntos y transformarlos en una palabra. Cuando el niño llega a un grupo de 5 digitos podra pronunciar las palabras pero al final de la oración o párrafo la comprensión se habrá perdido. No es hasta que el niño tenga un nivel auditivo de 6 que se podrá utilizar de mejor manera la lectura por fonemas. Así que, si estas empeñado en que tu hijo o alumno aprenda por fonemas, primero tienes que ejercitar su cerebro y construir un buen procesamiento auditivo. Haz estos ejercicios varias veces al día por varios minutos, gradualmente mejorarás el procesamiento del cerebro. Cada que aumentes un numero, es igual a un año de desarrollo más, así que es una actividad que requerirá de constancia para que suceda una mejora.
El aire pasa de los pulmones a los bronquios y después a la tráquea, en cuya parte superior se sitúa la laringe. En la laringe, se sitúan las cuerdas vocales, dos músculos flexibles que vibran con el paso del tiempo de la respiración. Si las cuerdas vocales se aproximan y vibran, se producen los sonidos sonoros. Por el contrario, si las cuerdas vocales no vibran y dejan pasar el aire libremente, se producen los sonidos sordos.

Los resultados y el tiempo necesario para realizar esta tarea presentarán gran disparidad entre unos grafemas y otros, ya que los niños disléxicos suelen tener problemas en adquirir algunos grafemas/fonemas concretos, normalmente visualmente parecidos y con características auditivas similares. Por tanto, se trabajará con mayor relevancia la discriminación visual  en los casos que se estime necesario.
Este sitio utiliza cookies de Google para ofrecer sus servicios y analizar el tráfico. Su dirección IP y agente de usuario se comparten con Google, junto con las métricas de rendimiento y seguridad, para garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso, al dar click en el botón aceptas el uso de estas Acepto Para más información Leer política de privacidad
Por ejemplo ai-re, r-ei-na, ag-ua, hie-rro, f-ue-go, etc. Buscaremos palabras que no den lugar a confusión en la imagen que mostramos, recordamos que el niño todavía no sabe leer, está aprendiendo las vocales, con la palabra fuego podemos poner la imagen de un fuego y no habrá confusión, pero si por ejemplo queremos usar la palabra reunión, con la imagen es más complicado.
Insistir en que el niño aprenda fonemas, antes de que este listo en su desarrollo es poner al niño y al padre en mucho estrés y en una batalla diaria. Enfocate en usar tu tiempo y tu energía en expandir la memoria de corto plazo auditiva. Y algunos padres, una vez que entienden el rol del cerebro en aprender los fonemas, deciden mejor utilizar tarjetas para enseñar palabras mientras siguen trabajando en construir esta habilidad. Esto le da la oportunidad al niño de ver la lectura como algo agradable, y agregar fonemas después para mejorar la lectura.

Para aprender a leer por medio de fonemas, es necesario un sistema auditivo de aprendizaje, y es importante que tengan un eficiente memoria auditiva a corto plazo para que puedan aprender, utilizar y entender la lectura por medio de fonemas. También se debe de tener la oportunidad para desarrollar en el niño el buen funcionamiento de la memoria corto plazo por medio auditivo.
×