Como ya habrás comprobado no hay una formula mágica de como enseñar a leer a un niño de 4 años. Los pasos que te he comentado anteriormente son estrategias simples y efectivas. Al fin y al cabo, cada niño aprende de manera distinta. Así que no te desesperes, es importante que le inculques conocimientos durante las primeras etapas educativas. Toma en cuenta estas pautas y que se complementen en el aprendizaje diario de tu hijo.
El primer paso es conocer las vocales. Habitualmente se sigue el orden alfabético (a-e-i-o-u) aunque cada vez con más frecuencia se sigue un orden en el aprendizaje comenzando por las vocales que exigen un menor esfuerzo fonético ya que su mecanismo de articulación es más fácil de lograr y no juntar vocales que se confunden por la forma; según estas pautas el orden recomendado sería:
Los niños llevan a cabo un aprendizaje exitoso cuando existen motivos para esforzarse. Esto quiere decir que aprende a través de la práctica y no mediante la teoría, da lugar a una prolongada retención. Una vez que el niño se familiariza con letras del abecedario debes tomar en cuenta que el aprendizaje no es tan importante  como lo es la fonética es decir el sonido. Es necesario que se realice actividades en donde pongan en práctica la motricidad gruesa. Hay unos que les gustan la poesía, rimas, canciones. Te recomiendo que has un listado de los juegos o actividades que tu hijo pueda adaptarse a ella.

También ayuda destacar los sonidos repetitivos. Por ejemplo, si está leyendo One Fish, Two Fish, Red Fish, Blue Fish (un pez, dos peces, pez rojo, pez azul), pida a su hijo que escuche el sonido /fffff/ en “fish” (al principio alargue los sonidos). Intente destacar otras palabras con el sonido /fffff/, en otros momentos además de cuando leyó el libro.
Igual que antes os decía que para aprender las letras prácticamente cualquier material de apoyo es igualmente válido, en esta etapa de introducción de las sílabas y de sus primeras palabras sí que es importante contar con  recursos de ayuda específicos, especialmente diseñados por expertos para obtener los mejores resultados. Podéis encontrar mis recomendaciones al respecto en mi entrada sobre las mejores cartillas de lectura . No dejéis de consultarla ya que encontraréis en ella indicaciones valiosas sobre qué material será el más adecuado para ayudaros a que vuestro hijo o hija aprenda a leer de la manera más eficaz a la par que divertida.
Derechos de autor © 2014–2019 UNDERSTOOD.ORG USA LLC. Todos los derechos reservados. “Understood” y los logotipos relacionados son marcas registradas como UNDERSTOOD.ORG USA LLC y pueden ser utilizadas con autorización. Esta página de Internet provee información de naturaleza general y está diseñada únicamente con propósitos informativos y educativos, y no constituye asesoramiento médico ni legal. Understood es una iniciativa sin fines de lucro. Understood no recibe ni recibirá dinero de ninguna compañía farmacéutica. No promocionamos ni ofrecemos servicios a individuos en la Unión Europea. Para mayor información, por favor revise los términos y condiciones.
Cualquier actividad que haga, asegúrese de que sea corta y divertida. Si su hijo considera una actividad demasiado difícil o aburrida, intente algo diferente. Si usted encuentra que las actividades de ese tipo son muy difíciles para él, hable con su maestro o con el departamento de infancia temprana de su distrito para averiguar si proporcionan ayuda adicional.
Los fonemas no son sonidos con entidad física, sino abstracciones mentales o abstracciones formales de los sonidos del habla. En este sentido, un fonema puede ser representado por una familia o clase de equivalencia de sonidos (técnicamente denominados fonos), que los hablantes asocian a un sonido específico durante la producción o la percepción del habla. Así por ejemplo en español el fonema /d/ [+ obstruyente, + alveolar, + sonoro] puede ser articulado como oclusiva [d] a principio de palabra o tras nasal o pausa larga, pero es pronunciado como aproximante [ð] entre vocales o entre vocal y líquida, así /dedo/ se pronuncia [deðo] donde el primer y tercer sonido difieren en el grado de obstrucción aunque son similares en una serie de rasgos (los propios del fonema).
El aprendizaje del vocabulario comienza muy temprano en la vida, como cuando los niños pequeños miran algo a lo que usted está haciendo referencia o cuando dicen sus primeras palabras para obtener lo que necesitan o desean. A medida que los niños pequeños crecen, van aprendiendo más y más palabras. Cuando comienzan a vocalizar palabras como parte del proceso de aprender a leer, la mayoría de los niños ya pueden reconocer la mayoría de las palabras que dicen, reconocen que escucharon esas palabras antes y saben qué significan. Por este motivo, tener un vocabulario amplio es tan importante para leer.
Durante la adquisición de la lectura el niño tiene que desarrollar habilidades y durante este proceso pasa diferentes etapas. Algunos autores también le llaman niveles o fases de la lectura. Das y cols. (1999) se refieren a la primera etapa como simbólica o estadio mágico, donde no existe relación del garabato con la palabra. La segunda etapa de pictórico, a las palabras las ve como una fotografía o cuadro pictórico, esto es en la edad preescolar y lee como fotografía, ejemplo: coca-cola, sólo asocia el significado con la imagen; por otra parte, el niño reconoce la palabras y puede describe cuadros, dibujos o fotos, reconoce las palabras aisladas a partir de un patrón y lo lee como un todo, ejemplo: mamá. 			

Maestros y padres de familia utilizan el método de enseñanza llamado "phonics" para ayudar a los niños a ciertos sonidos se conectan con grupos de letras para sonar hacia fuera palabras como aprenden a leer. El programa de alfabetización enganchado en el Phonics afirma ser capaz de enseñar a nadie a leer, usando métodos que son "divertido y rápido. Durante más de 20 años en que este programa ha estado disponible, se ha ganado una gran notoriedad. Para algunos niños, Hooked on Phonics tiene desventajas como un método de enseñanza, incluyendo diferencias en la capacidad de aprendizaje de los niños, inconsistencias en las reglas de la fonética, la necesidad de memorización de la palabra de la vista y el costo del programa.
×