La fonología en cambio no necesariamente trata entes claramente definibles en términos acústicos. Como realidad mental o abstracta un fonema no tiene por qué tener todos los rasgos fonéticos especificados. Por ejemplo, en diversas lenguas la aspiración es relevante para distinguir pares mínimos pero un fonema del español puede pronunciarse más o menos aspirado según el contexto y la variante lingüística del hablante pero en general para un fonema del español no está especificado el grado de aspiración. En cambio, en lenguas como el chino mandarín o el coreano un fonema tiene predefinido el rasgo de aspiración.
La palabra clave aquí es distinguir. De hecho hacemos discriminaciones mucho más finas entre los sonidos, pero el idioma Inglés requiere sólo 40 (averiguar en Español). Las otras discriminaciones son las que nos permiten detectar las diferencias entre acentos, dialectos, identificar individuos, y diferenciar pequeños matices en el habla que indican mensajes más allá del significado obvio de las palabras.
El presente artículo, resalta la importancia que tiene el grafema- fonema en el desarrollo de la lectura, teniendo un papel importante en la etapa alfabética. La codificación fonológica esta estrechamente relacionada con la "correspondencia grafema-fonema" (término de un especialista en los problemas de lenguaje) o correspondencia grafofonética (plan de estudios 2011), porque puede realizar la identificación y manipulación fonemática, que es importante en el momento que se realiza la lectura.
No sabemos cómo surgieron las lenguas tonales. Muchos creen que tiene que ver con fonemas o incluso con sílabas completas que se han perdido, pero dejando su influencia en la pronunciación. Pero esta suposición hace difícil de explicar por qué el Cantonés, el cual ha mantenido muchos antiguas consonantes terminales, tiene 9 tonos, mientras que su pariente, el Chino Mandarín, el cual ha perdido esas terminaciones, sólo tiene 4 tonos. Por supuesto, un lingüista de China podría preguntarse cómo sucedió que las lenguas no-tonales perdieron sus tonos.
Cuando los fonemas fueron introducidos hace muchas décadas vivíamos en una sociedad diferente. Era una sociedad auditiva. Los niños crecían en cenas familiares, escuchaban el radio y escuchaban historias de sus abuelos. Los niños en este ambiente auditivo rico tenían la oportunidad de desarrollar un excelente procesamiento auditivo (memoria corto plazo). Hoy vivimos en una sociedad muy visual, que le gusta los vídeo juegos. películas, anuncios etc. Ninguna de estas cosas es negativa, pero contribuye a que el niño desarrolle el procesamiento visual y que su habilidad auditiva se reduzca.

La fonología en cambio no necesariamente trata entes claramente definibles en términos acústicos. Como realidad mental o abstracta un fonema no tiene por qué tener todos los rasgos fonéticos especificados. Por ejemplo, en diversas lenguas la aspiración es relevante para distinguir pares mínimos pero un fonema del español puede pronunciarse más o menos aspirado según el contexto y la variante lingüística del hablante pero en general para un fonema del español no está especificado el grado de aspiración. En cambio, en lenguas como el chino mandarín o el coreano un fonema tiene predefinido el rasgo de aspiración.
Un cliente no está sentado en su casa esperando que le llamemos. Generalmente la llamada le coge haciendo otras cosas. Si no hacemos algo para que la llamada sea distinta, será una llamada más. Si sólo contamos nuestra promoción o coberturas o descuentos sin que el cliente participe en la conversación el riesgo de desconexión con lo que le estamos contando es alto. Haciendo partícipe al cliente primero, le mantenemos enganchado a la llamada y segundo generamos un clima de confianza, tan necesario para vender. Merece la pena intentarlo. ¿Verdad? Ahora, por muchas herramientas que tengamos, lo que define nuestro éxito, es con qué intención las aplicamos.

Debido al gran número de palabras que no siguen las reglas del phonics, memorización de la palabra vista sigue siendo necesaria para los niños que aprenden a leer a través de programas de fonética como enganchado en el Phonics. En otras palabras, el niño debe memorizar la ortografía de muchas palabras individualmente, con el fin de reconocer a la vista. Memorización de la palabra vista puede presentar problemas para los niños que tienen dificultades con la memorización de memoria, que se extiende la longitud de tiempo requerido para que la lectura mejorar.
Verbigracia: la sílaba o el grupo fónico sí pueden fraccionarse. Un análisis pormenorizado del fonema revela que está compuesto por un haz de diversos elementos fónicos llamados rasgos distintivos cuya combinación forma el inventario de fonemas. El inventario de rasgos distintivos es asimismo limitado y viene a constituir una especie de tercera articulación del lenguaje.
Para aprender a leer por medio de fonemas, es necesario un sistema auditivo de aprendizaje, y es importante que tengan un eficiente memoria auditiva a corto plazo para que puedan aprender, utilizar y entender la lectura por medio de fonemas. También se debe de tener la oportunidad para desarrollar en el niño el buen funcionamiento de la memoria corto plazo por medio auditivo.
Todo el contenido de este sitio web, incluyendo diccionarios, tesauros, textos, geografía y otros datos de referencia tiene únicamente fines informativos. Esta información no debe considerarse completa ni actualizada, y no está destinada a ser utilizada en lugar de una visita, consulta, asesoramiento de una persona jurídica, médica, o de cualquier otro profesional.

Hola, tengo una duda. Comentando rápido, estoy en un proyecto trabajando con un libro de lectura y escritura para niños de primer grado, los que estamos desarrollando el proyecto notamos que la manera en se enseña todas las letras no es alfabéticamente, si no, de una manera que desconocemos comenzando con la O. No se si es un método en específico o si saben de algo relacionado. Estaría más que encantado si podríamos hablar vía correo electrónico. Gracias
Una vez identificado exactamente el perfil de cada escolar, es necesario intervenir desde lo más básico a lo más complejo, siempre con una progresión de dificultad creciente. En unos casos habrá que afianzar la fluidez lectora para que esta sea más funcional, en otros, remontarse hasta afianzar algunas correspondencias entre sonidos y letras, en otros habrá que complementar el aprendizaje lectoescritor a nivel de comprensión y redacción con el desarrollo del léxico y de la competencia lingüística oral y en otros habrá que trabajar la ortografía arbitraria diferenciando aquello que guarda arbitrariedad de lo que no genera este dilema.
La siguiente etapa inicia cuando el niño reconoce las letras, las asocia con un sonido concreto, combina las letras y sus sonidos para formar palabras. Quiere decir, que cuando el niño puede leer la palabra completa por medio de la vista, da el paso a la etapa alfabético. En esta etapa es gradualmente sustituida la lectura de la palabra pictórica por medio del reconocimiento del sonido, cuando el niño desarrolla el conocimiento que permite la conexión entre las letras y su sonido, a esto se le llama "correspondencia grafema-fonema". Cuando el niño reconoce el sonido de la letra, reconoce que al combinar estas puede formar palabras que se puede leer y está realizando la codificación fonológica.
Nuestra experiencia de comunicación a partir del habla nos dice que las palabras son el resultado del engarzamiento de diferentes formas donde la unión de las mismas cobra un significado. Quienes estudian el lenguaje y estas formas utilizadas en el habla para expresar ideas o sentimientos, en el intento de abstraer los sonidos de nuestro lenguaje crearon el término fonemas, que consisten en un conjunto de símbolos que no se encuentran ligados a ningún sonido en particular puesto que se ubican en un análisis más abstracto. Por ejemplo el fonema /b/ representa el sonido del comienzo del término “bueno”, pero es sólo eso una representación, en sí mismo no tiene sonido.

Lo leí en 4 días. No se que tiene que lo lees con mucha facilidad, como me pasó con La Sombra del Viento. A las pocas páginas ya te has metido en el mundo de los cinco reinos de Arkhon y las cosas de Frimm, Sanhia y los personajes. Al principio salen bastantes nombres, pero pronto le pillas el tranquillo y no puedes parar de seguir leyendo. Eso si, me dejó con las ganas de la continuación. Espero que el autor continue, me gustó muchisimo.
Lo cierto es que en el colegio, durante la educación infantil (3,4,5 años), se suele hacer una aproximación a la lectura usando el método global: se enseñan palabras a los niños asociadas a imágenes, se observan semejanzas entre palabras (elefante y estrella empiezan por la misma letra), etc; y, ya en educación primaria (a partir de los 6 años), se inicia un análisis de los segmentos de las palabras: el silabeo (pa-pe-pi-po-pu). Tanto el método analítico como el global son válidos para desarrollar la capacidad lectora. Y ambos son necesarios para una lectura de calidad. Que insistamos más en uno u otro dependerá de las necesidades del niño en cada momento del desarrollo de dicha capacidad. 
×