Los fonemas no son sonidos con entidad física, sino abstracciones mentales o abstracciones formales de los sonidos del habla. En este sentido, un fonema puede ser representado por una familia o clase de equivalencia de sonidos (técnicamente denominados fonos), que los hablantes asocian a un sonido específico durante la producción o la percepción del habla. Así por ejemplo en español el fonema /d/ [+ obstruyente, + alveolar, + sonoro] puede ser articulado como oclusiva [d] a principio de palabra o tras nasal o pausa larga, pero es pronunciado como aproximante [ð] entre vocales o entre vocal y líquida, así /dedo/ se pronuncia [deðo] donde el primer y tercer sonido difieren en el grado de obstrucción aunque son similares en una serie de rasgos (los propios del fonema).


Todo el contenido de este sitio web, incluyendo diccionarios, tesauros, textos, geografía y otros datos de referencia tiene únicamente fines informativos. Esta información no debe considerarse completa ni actualizada, y no está destinada a ser utilizada en lugar de una visita, consulta, asesoramiento de una persona jurídica, médica, o de cualquier otro profesional.
Me hace “gracia” leer algún comentario en el que dice lo dulces y ricos que son los niños cuando hablan confundiendo muchos fonemas. Creo que todavía muchas personas no entienden el problema que puede existir si a un niño no se le trata debidamente esas alteraciones fonéticas tempranamente, quitándole importancia a lo que puede haber detrás (retrasos del lenguaje, trastornos específicos, alteraciones funcionales…) y que todo ello va repercutiendo poco a poco en el desarrollo global del niño.
Intervienen en la lectura los procesos de percepción, de memoria y reproducción, en la escritura además interviene los procesos motores de automatización más complejo. Y la escritura es la representación grafica del lenguaje, que esta compuesto de sonidos (fonemas) y estos sonidos tienen representaciones graficas (grafemas). Este proceso es inverso en la escritura pues transformamos a los grafemas en fonemas.
Instrucción gradual y progresiva. El programa está estructurado como una secuencia de Pasos de dificultad progresiva. Desde la unidad más simple del lenguaje –las letras-, avanza hacia unidades de creciente complejidad –sílaba, palabra, oración, texto. Los fonemas se van enseñando sucesivamente en lo que resulta un conjunto cada vez más amplio de palabras. En simultáneo, se van incorporando gradualmente nociones de ortografía, gramática y comprensión lectora. El desempeño de los alumnos se monitorea con evaluaciones periódicas, asegurando el éxito en el progreso.

Luego, tenemos la laringe, o caja de la voz. Se sitúa en la conjuntura entre la tráquea que sube de los pulmones, y el esófago que sube desde el estomago. En la laringe, tenemos una abertura llamada glotis, una epiglotis que cubre la glotis durante la deglución, y las cuerdas vocales. Las cuerdas vocales consisten en dos membranas mucosas estiradas a lo largo de la glotis, como muestra la siguiente fotografía:
/h/: fonema fricativo, laringal (grafía h). Existe en algunas variedades de andaluz y del español caribeño donde se conserva esa aspiración como reflejo de la antigua F inicial latina en algunas palabras (halar, harto, heder, higo, huir), pero en casi todas las variedades este fonema desapareció después del siglo XVII). Además, [h] es la realización del fonema /x/ en buena parte de Andalucía, en Canarias, ribera caribeña (Antillas, América central, Venezuela) y toda Colombia.
Desde un punto de vista estructural, el fonema pertenece a la lengua, mientras que el sonido pertenece al habla. La palabra , por ejemplo, consta de cuatro fonemas (/k/, /a/, /s/, /a/). A esta misma palabra también corresponden en el habla, acto concreto, cuatro sonidos, a los que la fonología denominará alófonos, y estos últimos pueden variar según el sujeto que lo pronuncie. La distinción fundamental de los conceptos fonema y alófono, está en que el primero es una huella psíquica de la neutralización (un modelo) del segundo que se efectúa en el habla.
El niño puede realizar una lectura lenta, sin prosodia (sin ritmo homogéneo), también puede llegar a cortar las palabras a la mitad y desde ahí vuelve a comenzar su lectura sin recuperar todos los grafemas de la palabra, otra dificultad seria el perder el renglón donde estaba leyendo, confusión del orden de las letras (invierte o realiza transposición), dificultad en analizar fonemáticamente las palabras (deletrear), confusión entre derecha e izquierda, problemas en la orientación. También, tienen deficiencias perceptivas que les ocasionan problemas para diferenciar símbolos simples como b y d, y la consiguiente elaboración de las reglas de correspondencia entre fonemas y grafemas, lo que se interpreta como confusiones entre los símbolos y/o alteraciones en el reconocimiento, lo cual incide en la falta de fluidez
Lo cierto es que en el colegio, durante la educación infantil (3,4,5 años), se suele hacer una aproximación a la lectura usando el método global: se enseñan palabras a los niños asociadas a imágenes, se observan semejanzas entre palabras (elefante y estrella empiezan por la misma letra), etc; y, ya en educación primaria (a partir de los 6 años), se inicia un análisis de los segmentos de las palabras: el silabeo (pa-pe-pi-po-pu). Tanto el método analítico como el global son válidos para desarrollar la capacidad lectora. Y ambos son necesarios para una lectura de calidad. Que insistamos más en uno u otro dependerá de las necesidades del niño en cada momento del desarrollo de dicha capacidad. 
Los sonidos vocálicos pueden aparecer solos o con combinados con una consonante para formar una sílaba, como por ejemplo la palabra acertijo, en la cual existe la subdivisión de a-cer-ti-jo, o como palabras independientes. Los sonidos consonánticos se deben unir de forma obligatoria a los vocálicos para que de esta forma para crear distintas silabas, nunca pueden formar palabras independientes.
Introduce los fonemas y, b, h, z, con la vocal o. Combina estos fonemas con aquellos enseñados en los Niveles 1 y 2 para formar nuevas palabras. Introduce palabras con vccv y palabras de cinco letras (árbol). Continúa desarrollando la conciencia fonológica y aportando nuevas estrategias de lectura de palabras, frases, oraciones y textos con lenguaje controlados, a medida que estos incrementan su complejidad. A nivel gramatical, pone en juego las conjugaciones verbales con -n, -aba, el uso del infinitivo y de las conjunciones y, pero, por eso y porque, los sinónimos y antónimos. A nivel semántico incluye actividades de comprensión lectora de mayor complejidad. En cada Paso pone en práctica (i) conciencia fonológica, (ii) lectura con listas de sílabas, palabras, frases y oraciones y textos con lenguaje controlado, (iii) caligrafía, (iv) ortografía, (v) gramática y (vi) comprensión lectora.
“JUAN ENTRENA JÁIMEZ ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias, al que ha desarrollado Presencia Web a través de página propia y Servicio de promoción online mediante sistema de pago (SEM), para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. [01/03/2019]. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TicCámaras de la Cámara de Comercio de Granada.”
Los fonemas (en griego antiguo: φώνημα [fónēma], ‘voz humana, sonido de la voz’) son la articulación mínima de un sonido vocálico y consonántico.1​ Por otra parte, los fonemas son unidades teóricas básicas postuladas para estudiar el nivel fónico-fonológico de una lengua humana. Es decir, un fonema es cada una de las unidades segmentales postuladas para un sistema fonológico que dé cuenta de los sonidos de una lengua.
Algunos de los estudios de lectura ponen en evidencia la importancia de la decodificación. Según Henry (1993) son "Aquellos niños que no aprenden a leer y que parecen tener un factor común; tienen una gran dificultad en adquirir las habilidades necesarias para decodificar con rapidez. La comprensión es un problema solo porque los niños no pueden decodificar con rapidez" (pág. 107). Además los estudios diferenciales indican que las mayores diferencias entre buenos y malos lectores se dan precisamente en los microprocesos (Adams, 1982; Graeser, Hoffman y Clark, 1980; Laberge y Samuels, 1974).
ESTRATEGIAS METACOGNITIVAS CONOCIMIENTOS PREVIOS CONCIENCIA FONOLÓGICA PROGRAMAS DE ENTRENAMIENTO CAUSAS DE LOS PROBLEMAS DE COMPRENSIÓN LECTORA DEA DETECCIÓN ESTRATEGIAS PARA LA COMPRENSIÓN LECTORA ACTIVIDADES DISORTOGRAFÍA ORTOGRAFÍA ARBITRARIA ESTRATEGIAS FLUIDEZ LECTORA DISFAM FICHAS REGLAS DE ORTOGRAFÍA ETIOLOGÍA ALTERACIÓN DE LA LECTOESCRITURA DIFICULTADES DE COMPRENSIÓN LECTORA LECTURA DISLEXIA EVALUACIÓN EJERCICIOS DE ORTOGRAFÍA ORIENTACIÓN DISGRAFÍA MATERIALES CAUSAS DISLÉXICOS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE COMPRENSIÓN LECTORA INFORMACIÓN SYLVIA DEFIOR INTERVENCIÓN ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD EJERCICIOS
Me hace “gracia” leer algún comentario en el que dice lo dulces y ricos que son los niños cuando hablan confundiendo muchos fonemas. Creo que todavía muchas personas no entienden el problema que puede existir si a un niño no se le trata debidamente esas alteraciones fonéticas tempranamente, quitándole importancia a lo que puede haber detrás (retrasos del lenguaje, trastornos específicos, alteraciones funcionales…) y que todo ello va repercutiendo poco a poco en el desarrollo global del niño.
Dale a tu hijo libros para que se incentive a leer, siéntalo todos los días, a medida que avance dale libros avanzados, ve aumentando la dificultad poco a poco, trabaja con el para que vaya incrementado los conocimientos y si va a preescolar dile al maestro que te diga que otras cosas puedas hacer de como enseñar a leer a un niño de 4 años y que le permita aprender a leer y escribir.
El número de fonemas de una lengua es finito y limitado en cada lengua y el número de alófonos potencialmente definibles, especialmente si especificamos rasgos fonéticos muy sutiles, es potencialmente ilimitado y varía según el contexto fonético y la articulación lingüística individual de los hablantes, a su estudio se dedicará la llamada fonética experimental. En cuanto al número de fonemas, este no tiene por qué ser fijo, y puede cambiar con el cambio lingüístico, de hecho en un instante dado, puede ser que puedan construirse dos sistemas fonológicos con diferente número de fonemas si se introducen reglas de pronunciación más complejas. Sin embargo, la mayoría de análisis del español está en torno a 24 unidades (5 vocales y 19 consonantes), aunque no todas las variedades de español tienen el mismo número de fonemas.
×