Introduce los fonemas x, k, w, las vocales i, u, y los dígrafos ch, rr, ll, qu. Introduce palabras con vccv de tres sílabas. Continúa aportando estrategias de lectura de palabras, frases, oraciones y textos con lenguaje controlado a medida que estos incrementan su complejidad. Introduce textos informativos. A nivel gramatical, trabaja el uso de plurales -es, sufijos -ito/ita y verbos en tiempo presente simple. A nivel semántico incluye actividades de comprensión lectora de mayor complejidad, como responder preguntas escritas en oraciones completas. En cada Paso pone en práctica (i) la lectura con listas de sílabas, palabras, frases y oraciones y textos con lenguaje controlado, (ii) caligrafía, (iii) ortografía, (iv) gramática y (v) comprensión lectora.
El aire pasa de los pulmones a los bronquios y después a la tráquea, en cuya parte superior se sitúa la laringe. En la laringe, se sitúan las cuerdas vocales, dos músculos flexibles que vibran con el paso del tiempo de la respiración. Si las cuerdas vocales se aproximan y vibran, se producen los sonidos sonoros. Por el contrario, si las cuerdas vocales no vibran y dejan pasar el aire libremente, se producen los sonidos sordos.
El aire pasa de los pulmones a los bronquios y después a la tráquea, en cuya parte superior se sitúa la laringe. En la laringe, se sitúan las cuerdas vocales, dos músculos flexibles que vibran con el paso del tiempo de la respiración. Si las cuerdas vocales se aproximan y vibran, se producen los sonidos sonoros. Por el contrario, si las cuerdas vocales no vibran y dejan pasar el aire libremente, se producen los sonidos sordos.
En los sonidos consonánticos de acuerdo con el punto de articulación podemos encontrar: labiales, labiodentales, coronales, interdentales, dentales, alveolares, postalveolares, retroflejas, palatales, velares, uvulares, faríngeas y glotales. Sin embargo, es difícil encontrar lenguas que usen simultáneamente todos estos puntos de articulación. Respecto al modo de articulación se tienen oclusivas, fricativas, africadas y aproximantes.
Los niños que tienen un nivel auditivo de 4 pueden aprender sonidos de las letras, pero no podrán utilizar eficientemente los sonidos para formar palabras. La razón para esto es que la memoria corto plazo es un reflejo de sostener las piezas juntas. Para que los fonemas funcionen tienes que poder retener piezas individuales auditivas (sonidos) juntos y transformarlos en una palabra. Cuando el niño llega a un grupo de 5 digitos podra pronunciar las palabras pero al final de la oración o párrafo la comprensión se habrá perdido. No es hasta que el niño tenga un nivel auditivo de 6 que se podrá utilizar de mejor manera la lectura por fonemas. Así que, si estas empeñado en que tu hijo o alumno aprenda por fonemas, primero tienes que ejercitar su cerebro y construir un buen procesamiento auditivo. Haz estos ejercicios varias veces al día por varios minutos, gradualmente mejorarás el procesamiento del cerebro. Cada que aumentes un numero, es igual a un año de desarrollo más, así que es una actividad que requerirá de constancia para que suceda una mejora.
Ejemplo: También podemos jugar a adivinar en que ha pensado el otro. Para ello, le pediremos que escriba el nombre de un objeto visible en el contexto sin que lo veamos y viceversa, después debemos adivinar que creemos que ha anotado el otro y al final enseñar lo que habíamos escrito. (Sirve cualquier juego que le haga escribir a la vez que se divierte).
En Wall Street English podrás poner en práctica todos estos sonidos y muchos más. Con nuestro método blended learning, que combina la interacción con nuestros profesores y el uso de la tecnología, aprenderás inglés de una manera completamente diferente a las que conoces por experiencia. Este curso te ofrece la posibilidad de desarrollar el idioma de manera progresiva, asegurándose que hayas comprendido cada lección antes de continuar.
El niño puede realizar una lectura lenta, sin prosodia (sin ritmo homogéneo), también puede llegar a cortar las palabras a la mitad y desde ahí vuelve a comenzar su lectura sin recuperar todos los grafemas de la palabra, otra dificultad seria el perder el renglón donde estaba leyendo, confusión del orden de las letras (invierte o realiza transposición), dificultad en analizar fonemáticamente las palabras (deletrear), confusión entre derecha e izquierda, problemas en la orientación. También, tienen deficiencias perceptivas que les ocasionan problemas para diferenciar símbolos simples como b y d, y la consiguiente elaboración de las reglas de correspondencia entre fonemas y grafemas, lo que se interpreta como confusiones entre los símbolos y/o alteraciones en el reconocimiento, lo cual incide en la falta de fluidez
Mezclar sonidos es una habilidad importante para los lectores principiantes. Ellos necesitan juntar las unidades de sonido, fonemas, para poder se capaces de leer una palabra sin problemas. Usted puede ayudar a su hijo para que comience a trabajar en esto al juntar los sonidos que escucha. Pídale que conecte el comienzo del sonido con el resto de la palabra. Por ejemplo, dígale “empieza con /p/ y agrega /a/n/. ¿Qué palabra escuchas si las unes?”.
En conclusión, marcamos la importancia que tiene la buena adquisición de la lectura en niños de primer curso de la enseñanza primaria, que al enseñarles una correcta "correspondencia grafema-fonema" y una adquisición adecuada, será mas fácil el inicio de la lectura y sobretodo a los niños les será de su agrado leer. Pues al no tener dificultades en esa correspondencia su lectura y comprensión será adecuada.
El aprendizaje del vocabulario comienza muy temprano en la vida, como cuando los niños pequeños miran algo a lo que usted está haciendo referencia o cuando dicen sus primeras palabras para obtener lo que necesitan o desean. A medida que los niños pequeños crecen, van aprendiendo más y más palabras. Cuando comienzan a vocalizar palabras como parte del proceso de aprender a leer, la mayoría de los niños ya pueden reconocer la mayoría de las palabras que dicen, reconocen que escucharon esas palabras antes y saben qué significan. Por este motivo, tener un vocabulario amplio es tan importante para leer.
Entre los criterios para decidir qué constituye o no un fonema se requiere que exista una función distintiva: son sonidos del habla que permiten distinguir palabras en una lengua.1​ Así, los sonidos [p] y [b] son fonemas del español porque existen palabras como /pata/ y /bata/ que tienen significado distinto y su pronunciación sólo difiere en relación con esos dos sonidos (sin embargo, en mandarín los sonidos [p] y [b] son percibidos como variantes posicionales del mismo fonema).

El aire pasa de los pulmones a los bronquios y después a la tráquea, en cuya parte superior se sitúa la laringe. En la laringe, se sitúan las cuerdas vocales, dos músculos flexibles que vibran con el paso del tiempo de la respiración. Si las cuerdas vocales se aproximan y vibran, se producen los sonidos sonoros. Por el contrario, si las cuerdas vocales no vibran y dejan pasar el aire libremente, se producen los sonidos sordos.
×