Se ha comprobado que los estudiantes son capaces de asumir mayores riesgos cuando las tareas escolares se presentan como juegos (Howard-Jones, 2011). Y también sabemos que la formación de la memoria explícita, esa que es tan importante en los contextos educativos, está directamente relacionada con la activación del sistema de recompensa cerebral (Howard-Jones, 2014).
Lo cierto es que en el colegio, durante la educación infantil (3,4,5 años), se suele hacer una aproximación a la lectura usando el método global: se enseñan palabras a los niños asociadas a imágenes, se observan semejanzas entre palabras (elefante y estrella empiezan por la misma letra), etc; y, ya en educación primaria (a partir de los 6 años), se inicia un análisis de los segmentos de las palabras: el silabeo (pa-pe-pi-po-pu). Tanto el método analítico como el global son válidos para desarrollar la capacidad lectora. Y ambos son necesarios para una lectura de calidad. Que insistamos más en uno u otro dependerá de las necesidades del niño en cada momento del desarrollo de dicha capacidad. 

El aire pasa de los pulmones a los bronquios y después a la tráquea, en cuya parte superior se sitúa la laringe. En la laringe, se sitúan las cuerdas vocales, dos músculos flexibles que vibran con el paso del tiempo de la respiración. Si las cuerdas vocales se aproximan y vibran, se producen los sonidos sonoros. Por el contrario, si las cuerdas vocales no vibran y dejan pasar el aire libremente, se producen los sonidos sordos.
Introduce los fonemas v, r, j, f, ñ con la segunda vocal, e. Combina estos fonemas con los introducidos en el Nivel 1 para formar nuevas palabras. Además, continúa trabajando conciencia fonológica e introduce nuevas estrategias de lectura de sílabas, palabras, frases y oraciones. Este Nivel ofrece textos con lenguaje controlado –cuentos que solo incluyen palabras con los fonemas enseñados de manera explícita en los Niveles 1 y 2. La lectura en voz alta de estos textos resulta clave para adquirir precisión, automaticidad y fluidez, y así liberar la memoria para focalizarse en el significado del texto. A nivel gramatical, trabaja el uso de plurales -s y los pronombres, la concordancia entre artículos y sustantivos, así como nociones básicas de exclamación e interrogación. A nivel semántico, trabaja el uso correcto de las palabras en oraciones y comprensión lectora. En todos los Pasos se pone en práctica (i) conciencia fonológica, (ii) lectura con listas de sílabas, palabras, frases y oraciones y textos con lenguaje controlado, (iii) caligrafía, (iv) ortografía, (v) gramática y (vi) comprensión lectora.
En la primera parte de mis talleres mediante coaching grupal y programación neurolingüística trabajo estas situaciones de partida para generar una base sólida en los planteamientos de cada llamada. Y desde aquí siento las bases para vender en lugar de informar, estos son los ingredientes que trabajamos en sala para que ganen seguridad en lo que hacen y no “suenen a lo mismo de siempre”.
Las cuerdas vocales pueden estar relajadas, con lo que el aire pasa entre ellas sin más, o tensas (estiradas), en cuyo caso vibrarán, creando sonidos. Algunos fonemas usan ese sonido, y son llamados sonoros (o tonales). Entre los ejemplos están las vocales y algunas consonantes (m, l, d, b  y r, por ejemplo). Otros fonemas no involucran la vibración de las cuerdas vocales, tales como las consonantes h, j, t y s, y son llamados sordos (no tonales).
Nuestra experiencia de comunicación a partir del habla nos dice que las palabras son el resultado del engarzamiento de diferentes formas donde la unión de las mismas cobra un significado. Quienes estudian el lenguaje y estas formas utilizadas en el habla para expresar ideas o sentimientos, en el intento de abstraer los sonidos de nuestro lenguaje crearon el término fonemas, que consisten en un conjunto de símbolos que no se encuentran ligados a ningún sonido en particular puesto que se ubican en un análisis más abstracto. Por ejemplo el fonema /b/ representa el sonido del comienzo del término “bueno”, pero es sólo eso una representación, en sí mismo no tiene sonido.
×