Por ejemplo ai-re, r-ei-na, ag-ua, hie-rro, f-ue-go, etc. Buscaremos palabras que no den lugar a confusión en la imagen que mostramos, recordamos que el niño todavía no sabe leer, está aprendiendo las vocales, con la palabra fuego podemos poner la imagen de un fuego y no habrá confusión, pero si por ejemplo queremos usar la palabra reunión, con la imagen es más complicado.
“JUAN ENTRENA JÁIMEZ ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias, al que ha desarrollado Presencia Web a través de página propia y Servicio de promoción online mediante sistema de pago (SEM), para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. [01/03/2019]. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TicCámaras de la Cámara de Comercio de Granada.”
Igual que antes os decía que para aprender las letras prácticamente cualquier material de apoyo es igualmente válido, en esta etapa de introducción de las sílabas y de sus primeras palabras sí que es importante contar con  recursos de ayuda específicos, especialmente diseñados por expertos para obtener los mejores resultados. Podéis encontrar mis recomendaciones al respecto en mi entrada sobre las mejores cartillas de lectura . No dejéis de consultarla ya que encontraréis en ella indicaciones valiosas sobre qué material será el más adecuado para ayudaros a que vuestro hijo o hija aprenda a leer de la manera más eficaz a la par que divertida.
La adquisición formal de la habilidad lectora se desarrollo en dos etapas: la etapa alfabética y la etapa ortográfica. En la primera etapas se desarrollan las estrategias de decodificación fonológica y en la segunda se desarrollan estrategias de reconocimiento directo a partir de la representación ortográfica de la palabra. De tal forma que durante la etapa alfabética se desarrollaría la ruta fonológica que posibilita el acceso al significado mediante la decodificación fonológica y, en la etapa ortográfica se desarrollaría la ruta visual u ortográfica.
ESTRATEGIAS METACOGNITIVAS CONOCIMIENTOS PREVIOS CONCIENCIA FONOLÓGICA PROGRAMAS DE ENTRENAMIENTO CAUSAS DE LOS PROBLEMAS DE COMPRENSIÓN LECTORA DEA DETECCIÓN ESTRATEGIAS PARA LA COMPRENSIÓN LECTORA ACTIVIDADES DISORTOGRAFÍA ORTOGRAFÍA ARBITRARIA ESTRATEGIAS FLUIDEZ LECTORA DISFAM FICHAS REGLAS DE ORTOGRAFÍA ETIOLOGÍA ALTERACIÓN DE LA LECTOESCRITURA DIFICULTADES DE COMPRENSIÓN LECTORA LECTURA DISLEXIA EVALUACIÓN EJERCICIOS DE ORTOGRAFÍA ORIENTACIÓN DISGRAFÍA MATERIALES CAUSAS DISLÉXICOS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE COMPRENSIÓN LECTORA INFORMACIÓN SYLVIA DEFIOR INTERVENCIÓN ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD EJERCICIOS

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.Más Información

El número de fonemas de una lengua es finito y limitado en cada lengua y el número de alófonos potencialmente definibles, especialmente si especificamos rasgos fonéticos muy sutiles, es potencialmente ilimitado y varía según el contexto fonético y la articulación lingüística individual de los hablantes, a su estudio se dedicará la llamada fonética experimental. En cuanto al número de fonemas, este no tiene por qué ser fijo, y puede cambiar con el cambio lingüístico, de hecho en un instante dado, puede ser que puedan construirse dos sistemas fonológicos con diferente número de fonemas si se introducen reglas de pronunciación más complejas. Sin embargo, la mayoría de análisis del español está en torno a 24 unidades (5 vocales y 19 consonantes), aunque no todas las variedades de español tienen el mismo número de fonemas.
Durante el proceso de la lectura, el niño puede presentar dificultades, como que el niño no lee bien, por que no ha aprendido a leer mecánicamente, no decodifica correctamente; otra dificultad, es que al leer el niño sólo lee algunas palabras aisladas sobre lo leído y se piensa que el niño al leer no comprende. Por eso es importante identificar realmente cuales son las dificultades que se presentan.
En la primera parte de mis talleres mediante coaching grupal y programación neurolingüística trabajo estas situaciones de partida para generar una base sólida en los planteamientos de cada llamada. Y desde aquí siento las bases para vender en lugar de informar, estos son los ingredientes que trabajamos en sala para que ganen seguridad en lo que hacen y no “suenen a lo mismo de siempre”.
Tienen mucho sentido y lógica lo que has escrito, la verdad es que mediante la introducción de la lectura con los fonemas lo único que hacemos es confundir a los niños, mi hijo de 6 años aun le cuesta leer y precisamente porque en su colegio le iniciaron la lectura de esta forma, yo ahora le enseño las palabras y así le es mucho mas fácil y comprende lo que lee.

Más formalmente si {\displaystyle /f/\;} es un fonema que puede ser articulado como todo un conjunto de fonos {\displaystyle \{\phi _{1},\phi _{2},...,\phi _{n}\}\;} entonces podemos definir una relación de pertenencia de cada uno de esos alófonos al fonema si definimos la función {\displaystyle {\mbox{rasg}}(\cdot )\,} que asigna a cada fono o fonema el conjunto de rasgos relevantes. Un alófono es una realización posible de un fonema si pertenece a la clase de equivalencia de sonidos asociada al fonema, que en términos de rasgos equivale a que:
Para aprender a leer por medio de fonemas, es necesario un sistema auditivo de aprendizaje, y es importante que tengan un eficiente memoria auditiva a corto plazo para que puedan aprender, utilizar y entender la lectura por medio de fonemas. También se debe de tener la oportunidad para desarrollar en el niño el buen funcionamiento de la memoria corto plazo por medio auditivo.
×