Una vez identificado exactamente el perfil de cada escolar, es necesario intervenir desde lo más básico a lo más complejo, siempre con una progresión de dificultad creciente. En unos casos habrá que afianzar la fluidez lectora para que esta sea más funcional, en otros, remontarse hasta afianzar algunas correspondencias entre sonidos y letras, en otros habrá que complementar el aprendizaje lectoescritor a nivel de comprensión y redacción con el desarrollo del léxico y de la competencia lingüística oral y en otros habrá que trabajar la ortografía arbitraria diferenciando aquello que guarda arbitrariedad de lo que no genera este dilema. 									

Lo cierto es que en el colegio, durante la educación infantil (3,4,5 años), se suele hacer una aproximación a la lectura usando el método global: se enseñan palabras a los niños asociadas a imágenes, se observan semejanzas entre palabras (elefante y estrella empiezan por la misma letra), etc; y, ya en educación primaria (a partir de los 6 años), se inicia un análisis de los segmentos de las palabras: el silabeo (pa-pe-pi-po-pu). Tanto el método analítico como el global son válidos para desarrollar la capacidad lectora. Y ambos son necesarios para una lectura de calidad. Que insistamos más en uno u otro dependerá de las necesidades del niño en cada momento del desarrollo de dicha capacidad. 
Cuando los fonemas fueron introducidos hace muchas décadas vivíamos en una sociedad diferente. Era una sociedad auditiva. Los niños crecían en cenas familiares, escuchaban el radio y escuchaban historias de sus abuelos. Los niños en este ambiente auditivo rico tenían la oportunidad de desarrollar un excelente procesamiento auditivo (memoria corto plazo). Hoy vivimos en una sociedad muy visual, que le gusta los vídeo juegos. películas, anuncios etc. Ninguna de estas cosas es negativa, pero contribuye a que el niño desarrolle el procesamiento visual y que su habilidad auditiva se reduzca.
Desarrollado utilizando la investigación en la fonética, la conciencia fonológica y el lenguaje oral, conocimientos alfabéticos y conciencia de lo impreso .; Sobre la base de nuestro saber-práctica-lea enfoque y la instrucción fónica sistemática y ahora con materiales multisensoriales .; Partiendo de la premisa de un arco de aprendizaje. Los niños aprenden a leer en diferentes etapas de su desarrollo. Como resultado, el aprender a leer el programa se divide en un arco educativo que se dirige a cada etapa del desarrollo de la lectura del niño; Desarrollado en colaboración con los principales educadores, autores de renombre de los niños y los padres. # 6 Storybooks # 2 autor celebrado Storybooks # 2 libros de trabajo # 2 DVD Guía de inicio # rápido # 2 juegos de pegatinas # Acceso a la línea a aprender a leer la experiencia de cada lección y unidad a aprender a leer el segundo grado completo está diseñado para ayudar a los niños a aprender el edificio bloques de lectura para ayudarles a convertirse en lectores seguros. Enseña: * silenciosa e * Las vocales largas * * dígrafos de vocales controlada -r vocales * * diptongos vocales combinaciones de consonantes difíciles * c suave y g Diseñado en conjunto con los principales educadores, autores premiados, profesores y padres, el nuevo Enganchado en la lectura fonética ® aprender a leer da a los niños los fundamentos para convertirse en lectores seguros. El enfoque y las técnicas utilizadas en este programa de instrucción se basan en la investigación y abordar cada etapa del desarrollo de la lectura del niño. Enganchado en la fonética a aprender a leer construye sistemáticamente de la introducción de las cartas a los sonidos, a continuación, a las palabras y frases, la incorporación de sonidos más complejos y se mezcla con cada paso. Nuestro programa es: * Desarrollado utilizando la investigación en la fonética, la conciencia fonológica y el lenguaje oral, conocimientos alfabéticos y conciencia de lo impreso. * Sobre la base de nuestro enfoque y fónica sistemática de instrucciones aprender a leer práctica y ahora con materiales multisensoriales. * Basado en la premisa de un arco de aprendizaje. Los niños aprenden a leer en diferentes etapas de su desarrollo. Como resultado, el aprender a leer el programa se divide en un arco educativo que se dirige a cada etapa del desarrollo de la lectura del niño * Desarrollado en colaboración con los principales educadores, autores de renombre de los niños y los padres. Cada lección está diseñada para tomar unos 20 minutos al día. * Características actividades de aprendizaje y libros de cuentos nivelados que ofrecen vocabulario objetivo. * Diseñado para niños de 7 a 8. Todos nuestros productos son de Estados Unidos SKU 8111822087
Es sumamente importante tener en cuenta que un fonema NO ES UN SONIDO sino una idealización de éstos que permite a su vez diversas formas de ser efectuado. Por ejemplo, /b/ es un fonema del español que puede representar dos variantes de sonidos: una de ellas en la que los labios no llegan a cerrarse y se expira un poco de aire para que vibren las cuerdas y pronunciar palabras como tubo, alba o curva, y la otra los labios se cierran para cortar el paso del aire y liberarlo bruscamente para exclamar por ejemplo ¡Bien!. Estos sonidos se representan en la notación fonética como [ß] la primera, y [b], la segunda, pero ambas son alófonos del fonema /b/.
Maestros y padres de familia utilizan el método de enseñanza llamado "phonics" para ayudar a los niños a ciertos sonidos se conectan con grupos de letras para sonar hacia fuera palabras como aprenden a leer. El programa de alfabetización enganchado en el Phonics afirma ser capaz de enseñar a nadie a leer, usando métodos que son "divertido y rápido. Durante más de 20 años en que este programa ha estado disponible, se ha ganado una gran notoriedad. Para algunos niños, Hooked on Phonics tiene desventajas como un método de enseñanza, incluyendo diferencias en la capacidad de aprendizaje de los niños, inconsistencias en las reglas de la fonética, la necesidad de memorización de la palabra de la vista y el costo del programa.

Se ha comprobado que los estudiantes son capaces de asumir mayores riesgos cuando las tareas escolares se presentan como juegos (Howard-Jones, 2011). Y también sabemos que la formación de la memoria explícita, esa que es tan importante en los contextos educativos, está directamente relacionada con la activación del sistema de recompensa cerebral (Howard-Jones, 2014).
Hay docenas de otros fonemas aparte de los mostrados en el cuadro anterior, pero un set de ellos es particularmente interesante. Los “clicks” son sonidos hechos al formar con la lengua un vacío, para luego de manera repentina deslizarla hacia adelante. Nosotros también usamos este sonido, pero no como parte de las palabras; por ejemplo, cuando imitamos el galope de un caballo. Los “clicks” son usados el las lenguas de los Bosquimanos (o San) y en las lenguas Bantu que han tenido contacto prolongado con la primera. La lengua más conocida es la lengua Josa, por la famosa cantante sudafricana Miriam Makeba.
Durante la adquisición de la lectura el niño tiene que desarrollar habilidades y durante este proceso pasa diferentes etapas. Algunos autores también le llaman niveles o fases de la lectura. Das y cols. (1999) se refieren a la primera etapa como simbólica o estadio mágico, donde no existe relación del garabato con la palabra. La segunda etapa de pictórico, a las palabras las ve como una fotografía o cuadro pictórico, esto es en la edad preescolar y lee como fotografía, ejemplo: coca-cola, sólo asocia el significado con la imagen; por otra parte, el niño reconoce la palabras y puede describe cuadros, dibujos o fotos, reconoce las palabras aisladas a partir de un patrón y lo lee como un todo, ejemplo: mamá.
Lo cierto es que en el colegio, durante la educación infantil (3,4,5 años), se suele hacer una aproximación a la lectura usando el método global: se enseñan palabras a los niños asociadas a imágenes, se observan semejanzas entre palabras (elefante y estrella empiezan por la misma letra), etc; y, ya en educación primaria (a partir de los 6 años), se inicia un análisis de los segmentos de las palabras: el silabeo (pa-pe-pi-po-pu). Tanto el método analítico como el global son válidos para desarrollar la capacidad lectora. Y ambos son necesarios para una lectura de calidad. Que insistamos más en uno u otro dependerá de las necesidades del niño en cada momento del desarrollo de dicha capacidad. 

Los fonemas no son sonidos con entidad física, sino abstracciones mentales o abstracciones formales de los sonidos del habla. En este sentido, un fonema puede ser representado por una familia o clase de equivalencia de sonidos (técnicamente denominados fonos), que los hablantes asocian a un sonido específico durante la producción o la percepción del habla. Así por ejemplo en español el fonema /d/ [+ obstruyente, + alveolar, + sonoro] puede ser articulado como oclusiva [d] a principio de palabra o tras nasal o pausa larga, pero es pronunciado como aproximante [ð] entre vocales o entre vocal y líquida, así /dedo/ se pronuncia [deðo] donde el primer y tercer sonido difieren en el grado de obstrucción aunque son similares en una serie de rasgos (los propios del fonema).
Otro modo de enseñar y adquirir esta conciencia fonémica es trabajar con fonemas únicos en las palabras habladas, como al identificar el primer sonido de la palabra inglesa cat (gato) como /k/. Parte de este aprendizaje también implica darse cuenta de que cambiar un solo sonido o fonema puede cambiar el significado de la palabra. Por ejemplo, cambiar la /g/ en bag por una /t/ nos da la palabra bat (murciélago), que tiene un significado diferente al de bag (bolsa).
Ejemplo:  El juego del detective: consiste en identificar y atrapar todas las sílabas o letras que nosotros le propongamos. Por ejemplo se le escriben diversas sílabas entre las que predominan el grafema que se está trabajando y él/ella debe rodear todas las que contengan dicha letra. O se le pide directamente que busque “di” , después “ed”, después “dedo”.
Desde Fónica, nos enfocamos en mejorar la calidad de la educación del entorno DJ y la producción musical, innovando en la enseñanza de manera personalizada, con grupos reducidos y enfatizando en las cualidades y talento de cada estudiante, teniendo como soporte todo el material necesario y las últimas tecnologías referentes al medio. Tenemos clara la importancia de la práctica constante para adquirir todos los conocimientos de la manera más efectiva y eficaz posible.

Empezar enseñando a los niños que las palabras son un conjunto de letras, y no un todo, es, por lo tanto, empezar con mal pie. Esto no seria especialmente problemático si no fuera porque el cerebro es un órgano que se adapta a las tareas que le hacemos hacer. Y si los niños empiezan a fijarse en las letras, su cerebro se adaptará a esta tarea, que no es la primordial.
El desarrollo de la lectura se va adquiriendo a través de estímulos, de los cinco a seis años es el nivel de edad en donde debe culminar todo el proceso de aprendizaje inicial de la lectura, sin que esto quiera decir que posteriormente no sea necesario seguir trabajando en el afianzamiento de otra serie de estrategias lectoras de orden superior, acorde a los múltiples y variados objetivos lectores.
Este libro es resultado de varias investigaciones en el campo de la fonología, llevadas a un profundo grado de análisis e interpretación que rara vez tenemos aplicado a las lenguas indígenas de México. Las lenguas trabajadas ofrecen un escenario equilibrado en términos de genealogía y tipología lingüísticas y, por medio de esta publicación, se ponen a nuestro alcance datos, estudios y conclusiones altamente provechosos en el campo de la lingüística descriptiva. Es un verdadero acierto haber planeado la publicación con un complemento informático, por tanto que contiene -y permite el acceso a- los datos que sustentan el texto.
Más formalmente si {\displaystyle /f/\;} es un fonema que puede ser articulado como todo un conjunto de fonos {\displaystyle \{\phi _{1},\phi _{2},...,\phi _{n}\}\;} entonces podemos definir una relación de pertenencia de cada uno de esos alófonos al fonema si definimos la función {\displaystyle {\mbox{rasg}}(\cdot )\,} que asigna a cada fono o fonema el conjunto de rasgos relevantes. Un alófono es una realización posible de un fonema si pertenece a la clase de equivalencia de sonidos asociada al fonema, que en términos de rasgos equivale a que:
Entre los criterios para decidir qué constituye o no un fonema se requiere que exista una función distintiva: son sonidos del habla que permiten distinguir palabras en una lengua.1​ Así, los sonidos [p] y [b] son fonemas del español porque existen palabras como /pata/ y /bata/ que tienen significado distinto y su pronunciación sólo difiere en relación con esos dos sonidos (sin embargo, en mandarín los sonidos [p] y [b] son percibidos como variantes posicionales del mismo fonema).
Los fonemas no son sonidos con entidad física, sino abstracciones mentales o abstracciones formales de los sonidos del habla. En este sentido, un fonema puede ser representado por una familia o clase de equivalencia de sonidos (técnicamente denominados fonos), que los hablantes asocian a un sonido específico durante la producción o la percepción del habla. Así por ejemplo en español el fonema /d/ [+ obstruyente, + alveolar, + sonoro] puede ser articulado como oclusiva [d] a principio de palabra o tras nasal o pausa larga, pero es pronunciado como aproximante [ð] entre vocales o entre vocal y líquida, así /dedo/ se pronuncia [deðo] donde el primer y tercer sonido difieren en el grado de obstrucción aunque son similares en una serie de rasgos (los propios del fonema).
×