Durante el proceso de la lectura, el niño puede presentar dificultades, como que el niño no lee bien, por que no ha aprendido a leer mecánicamente, no decodifica correctamente; otra dificultad, es que al leer el niño sólo lee algunas palabras aisladas sobre lo leído y se piensa que el niño al leer no comprende. Por eso es importante identificar realmente cuales son las dificultades que se presentan.
Un buen aprendizaje es el que promueve en el sujeto esta zona, es decir, interviene procurando crear diferencias en los niveles de desarrollo real o desafíos en términos pedagógicos. Un ejemplo es el proceso de alfabetización que puede considerarse como un "genuino progreso en el desarrollo en sentido estricto" pero que por otro lado implica la apropiación de procedimientos, estrategias, habilidades más locales, que en si mismos no constituyen "genuinos logros del desarrollo". El proceso de alfabetización se presenta en la lectura y la escritura. Estos son procesos cognitivos diferentes en donde la adquisición de la lectura siempre antecede a la escritura.
Algunos de los estudios de lectura ponen en evidencia la importancia de la decodificación. Según Henry (1993) son "Aquellos niños que no aprenden a leer y que parecen tener un factor común; tienen una gran dificultad en adquirir las habilidades necesarias para decodificar con rapidez. La comprensión es un problema solo porque los niños no pueden decodificar con rapidez" (pág. 107). Además los estudios diferenciales indican que las mayores diferencias entre buenos y malos lectores se dan precisamente en los microprocesos (Adams, 1982; Graeser, Hoffman y Clark, 1980; Laberge y Samuels, 1974).
La palabra clave aquí es distinguir. De hecho hacemos discriminaciones mucho más finas entre los sonidos, pero el idioma Inglés requiere sólo 40 (averiguar en Español). Las otras discriminaciones son las que nos permiten detectar las diferencias entre acentos, dialectos, identificar individuos, y diferenciar pequeños matices en el habla que indican mensajes más allá del significado obvio de las palabras.
El primer paso es conocer las vocales. Habitualmente se sigue el orden alfabético (a-e-i-o-u) aunque cada vez con más frecuencia se sigue un orden en el aprendizaje comenzando por las vocales que exigen un menor esfuerzo fonético ya que su mecanismo de articulación es más fácil de lograr y no juntar vocales que se confunden por la forma; según estas pautas el orden recomendado sería:
¿Qué papel tiene el juego en este círculo virtuoso? El juego capta la atención del alumno y su cerebro se motiva a través de las continuas predicciones que va haciendo. En este sentido, la elección en el juego es importante porque ha de suministrar los retos adecuados que permitan, a través de un feedback continuo, ir superando etapas y así manteniendo el interés o motivación para la tarea. (hemos hablado de manera extensa de este tema en este otro post).

X es la letra formada por la unión de [k]+[s] y en zonas de Latinoamérica como es el caso de México, puede sonar como [ks] o [ɡz] como es el caso de "éxito" o "expresar", como [x] (J española) como es el caso mismo de México, Xalapa, Texas (que para un español sería escrito Méjico, Jalapa, Tejas). Puede sonar como [ʃ] como es el caso de Xoco y Huexotitla (Shoco y Hueshotitla)o igual como [s] como en Xochimilco (Sochimilco).


Mezclar sonidos es una habilidad importante para los lectores principiantes. Ellos necesitan juntar las unidades de sonido, fonemas, para poder se capaces de leer una palabra sin problemas. Usted puede ayudar a su hijo para que comience a trabajar en esto al juntar los sonidos que escucha. Pídale que conecte el comienzo del sonido con el resto de la palabra. Por ejemplo, dígale “empieza con /p/ y agrega /a/n/. ¿Qué palabra escuchas si las unes?”.

Insistir en que el niño aprenda fonemas, antes de que este listo en su desarrollo es poner al niño y al padre en mucho estrés y en una batalla diaria. Enfocate en usar tu tiempo y tu energía en expandir la memoria de corto plazo auditiva. Y algunos padres, una vez que entienden el rol del cerebro en aprender los fonemas, deciden mejor utilizar tarjetas para enseñar palabras mientras siguen trabajando en construir esta habilidad. Esto le da la oportunidad al niño de ver la lectura como algo agradable, y agregar fonemas después para mejorar la lectura.
Nuestra experiencia de comunicación a partir del habla nos dice que las palabras son el resultado del engarzamiento de diferentes formas donde la unión de las mismas cobra un significado. Quienes estudian el lenguaje y estas formas utilizadas en el habla para expresar ideas o sentimientos, en el intento de abstraer los sonidos de nuestro lenguaje crearon el término fonemas, que consisten en un conjunto de símbolos que no se encuentran ligados a ningún sonido en particular puesto que se ubican en un análisis más abstracto. Por ejemplo el fonema /b/ representa el sonido del comienzo del término “bueno”, pero es sólo eso una representación, en sí mismo no tiene sonido.
Una vez que tu hijo tenga 5 años ya conoce lo que es ficticio y lo que es real, puedes ayudarlo a diferenciar los géneros de los libros, aquellas historias que son basadas en lo real, libro de letras, libro de músicas, fantasía, ciencia ficción.  Cuando un niño aprende clasificar un libro del género empezara  recordar los detalles realizando un esfuerzo para poder recordarlo, realizando un esfuerzo para poder clasificarlo y tendrá que recordar libro que haya leído del mismo genero. Esto te llevara más de diez segundos tras realizar una lectura.
Soy una mamá que tiene una hija con Autismo, y cuando empezó a leer no habíamos notado lo lento que iba, hasta que (un poco tarde) a los 8 años nos dimos cuenta que tenía dislexia. Las profesoras poco sabían de eso en aquellos días (2005), acá en Ecuador las cosas importantes llegan un poco tarde, las innecesarias, llegan muy rápido. En fin, solo quiero decirles a las mamás de arriba que con trabajo continuo y MUUUUUCHA paciencia, siempre los niños consiguen leer, pero a su única forma, totalmente distinta a la del resto de los niños. Yo traté de muchas manera distintas… hasta que encontré lo que a ella le gustaba y me concentré en su propia motivación y le apliqué unas actividades muy parecidas a las descritas en esta página. Cuando agarró la manera de decodificar, tenía que mejorar en velocidad y la puse a leer en la pubertad lo que más le gustaba “Animes japoneses” con subtítulos en español, cuando llegó a décimo de básica, leía muy rápido.

Es importante señalar que si bien el fonema pertenece al ámbito de la lengua, y el sonido se incluye en el campo del habla, ambos elementos se encuentran íntimamente relacionados y condicionan el significado de los términos; sin embargo el fonema es un elemento que sirve para el análisis lingüístico, es decir que representa la abstracción de ese sonido al que se encuentra ligado.


Por ejemplo, la sílaba yi puede tener muchos significados. Con el tono 1 significa trapo, con el tono 2 significa sospechar, con el tono 3 significa silla, con el tono 4 significa significado. La sílaba wu significa casa, nadie, cinco y niebla, respectivamente. Y ma significa madre, cañamo, caballo y reprender, respectivamente. En la trascripción oficial, los cuatro tonos son indicados a través de ¯, ´, ˇ, y `.
Hundir la flota . Este juego clásico podemos adaptarlo para jugar construyendo palabras, podemos además jugar de manera cooperativa. La idea es que le daremos a cada equipo 4 palabras para colocar en su tablero; les daremos también 2 tableros uno para colocar sus palabras y otro para buscar las del equipo contrario !! En este enlace más información y material para descarga. 

/h/: fonema fricativo, laringal (grafía h). Existe en algunas variedades de andaluz y del español caribeño donde se conserva esa aspiración como reflejo de la antigua F inicial latina en algunas palabras (halar, harto, heder, higo, huir), pero en casi todas las variedades este fonema desapareció después del siglo XVII). Además, [h] es la realización del fonema /x/ en buena parte de Andalucía, en Canarias, ribera caribeña (Antillas, América central, Venezuela) y toda Colombia.
Una vez que tu hijo tenga 5 años ya conoce lo que es ficticio y lo que es real, puedes ayudarlo a diferenciar los géneros de los libros, aquellas historias que son basadas en lo real, libro de letras, libro de músicas, fantasía, ciencia ficción.  Cuando un niño aprende clasificar un libro del género empezara  recordar los detalles realizando un esfuerzo para poder recordarlo, realizando un esfuerzo para poder clasificarlo y tendrá que recordar libro que haya leído del mismo genero. Esto te llevara más de diez segundos tras realizar una lectura.

Empezar enseñando a los niños que las palabras son un conjunto de letras, y no un todo, es, por lo tanto, empezar con mal pie. Esto no seria especialmente problemático si no fuera porque el cerebro es un órgano que se adapta a las tareas que le hacemos hacer. Y si los niños empiezan a fijarse en las letras, su cerebro se adaptará a esta tarea, que no es la primordial.
El niño puede realizar una lectura lenta, sin prosodia (sin ritmo homogéneo), también puede llegar a cortar las palabras a la mitad y desde ahí vuelve a comenzar su lectura sin recuperar todos los grafemas de la palabra, otra dificultad seria el perder el renglón donde estaba leyendo, confusión del orden de las letras (invierte o realiza transposición), dificultad en analizar fonemáticamente las palabras (deletrear), confusión entre derecha e izquierda, problemas en la orientación. También, tienen deficiencias perceptivas que les ocasionan problemas para diferenciar símbolos simples como b y d, y la consiguiente elaboración de las reglas de correspondencia entre fonemas y grafemas, lo que se interpreta como confusiones entre los símbolos y/o alteraciones en el reconocimiento, lo cual incide en la falta de fluidez
Una buena conciencia fonológica empieza cuando los niños detectan sonidos, sílabas y rimas en las palabras que escuchan. Lea frecuentemente en voz alta a su hijo. Seleccione libros que rimen o que repitan el mismo sonido. Dirija la atención de su hijo hacia las rimas: “¡Fox, socks, box! (vocablos en inglés que significan: zorro, calcetínes, caja). Todas estas palabras riman. ¿Escucha que casi suenan igual?”
Hundir la flota . Este juego clásico podemos adaptarlo para jugar construyendo palabras, podemos además jugar de manera cooperativa. La idea es que le daremos a cada equipo 4 palabras para colocar en su tablero; les daremos también 2 tableros uno para colocar sus palabras y otro para buscar las del equipo contrario !! En este enlace más información y material para descarga. 
Un buen aprendizaje es el que promueve en el sujeto esta zona, es decir, interviene procurando crear diferencias en los niveles de desarrollo real o desafíos en términos pedagógicos. Un ejemplo es el proceso de alfabetización que puede considerarse como un "genuino progreso en el desarrollo en sentido estricto" pero que por otro lado implica la apropiación de procedimientos, estrategias, habilidades más locales, que en si mismos no constituyen "genuinos logros del desarrollo". El proceso de alfabetización se presenta en la lectura y la escritura. Estos son procesos cognitivos diferentes en donde la adquisición de la lectura siempre antecede a la escritura.

Lo cierto es que en el colegio, durante la educación infantil (3,4,5 años), se suele hacer una aproximación a la lectura usando el método global: se enseñan palabras a los niños asociadas a imágenes, se observan semejanzas entre palabras (elefante y estrella empiezan por la misma letra), etc; y, ya en educación primaria (a partir de los 6 años), se inicia un análisis de los segmentos de las palabras: el silabeo (pa-pe-pi-po-pu). Tanto el método analítico como el global son válidos para desarrollar la capacidad lectora. Y ambos son necesarios para una lectura de calidad. Que insistamos más en uno u otro dependerá de las necesidades del niño en cada momento del desarrollo de dicha capacidad.  									

Los niños con problemas de aprendizaje presentan dificultades en la realización de actividades que implican el uso afectivo del código fonológico, dificultades que parecen reflejar un déficit más básico en la elaboración de las representaciones fonológicas de las palabras. Por ello, estos niños tienen desventaja en el proceso de adquisición del principio alfabético y en el mantenimiento en la memoria de la "correspondencia grafema-fonema" (Gómez, L. y Cols. Septiembre-Diciembre, 2007).

Luego, tenemos la laringe, o caja de la voz. Se sitúa en la conjuntura entre la tráquea que sube de los pulmones, y el esófago que sube desde el estomago. En la laringe, tenemos una abertura llamada glotis, una epiglotis que cubre la glotis durante la deglución, y las cuerdas vocales. Las cuerdas vocales consisten en dos membranas mucosas estiradas a lo largo de la glotis, como muestra la siguiente fotografía:
Nuestra experiencia de comunicación a partir del habla nos dice que las palabras son el resultado del engarzamiento de diferentes formas donde la unión de las mismas cobra un significado. Quienes estudian el lenguaje y estas formas utilizadas en el habla para expresar ideas o sentimientos, en el intento de abstraer los sonidos de nuestro lenguaje crearon el término fonemas, que consisten en un conjunto de símbolos que no se encuentran ligados a ningún sonido en particular puesto que se ubican en un análisis más abstracto. Por ejemplo el fonema /b/ representa el sonido del comienzo del término “bueno”, pero es sólo eso una representación, en sí mismo no tiene sonido.
B) CAVIDAD GLOTICA U ÓRGANO DE FONACIÓN. La cavidad laríngea debido a que la laringe es su elemento constitutivo. Se trata de una caja cartilaginosa situada al final de la laringe, es móvil ya que puede ascender y descender aunque generalmente su posición es en la parte inferior. La laringe se compone de seis cartílagos fundamentales, tres de ellos pares y los otros tres impares.

Fijado un conjunto de rasgos fonéticos se pueden definir los sonidos de la lengua, en principio no hay límite para lo fina que pueda ser la distinción que establecen estos rasgos; potencialmente la lista de sonidos puede hacerse tan grande como se quiera si se incluyen más y más rasgos. Sin embargo el número de fonemas es un asunto diferente, puesto que muchos de los anteriores sonidos serán equivalentes desde el punto de vista lingüístico. Un sistema fonológico es un par {\displaystyle {\mathcal {F}}=(F,{\mathcal {R}})} donde {\displaystyle F\,} es un inventario de fonemas abstractos definidos por unos pocos rasgos del conjunto total (las lenguas naturales por lo general oscilan entre 10 y 30 fonemas, aunque se han descrito lenguas con cerca de 100 fonemas), y {\displaystyle {\mathcal {R}}} es el conjunto de reglas que en función del contexto relativo de aparición de los fonemas definen totalmente los rasgos fonéticos, así el conjunto de reglas puede pensarse como una aplicación del conjunto de secuencias admisibles de fonemas en el conjunto de secuencias admisibles de sonidos:


La fonética tiene varias subramas que tienen que ver con distintas aplicaciones y maneras de llevar adelante el uso de la lengua. Así, algunas de las ramas existentes dentro de la fonética son la fonética experimental, la articulatoria y la acústica. Todas ellas tratan de analizar el fenómeno físico del habla dentro de diferentes parámetros que tienen que ver con cómo el sonido es producido, pero también con cómo el sonido es enviado al exterior.
Ejemplo: También podemos jugar a adivinar en que ha pensado el otro. Para ello, le pediremos que escriba el nombre de un objeto visible en el contexto sin que lo veamos y viceversa, después debemos adivinar que creemos que ha anotado el otro y al final enseñar lo que habíamos escrito. (Sirve cualquier juego que le haga escribir a la vez que se divierte).
×