* A la hora de ayudarle a reconocer las letras, utilizad material de apoyo atractivo, que llame su atención: los cubos de letras por ejemplo pueden ser de gran ayuda. Escoged preferiblemente cubos de colores en lugar de cubos de madera. A muchos niños les llama poderosamente la atención el móvil o la tableta: si es vuestro caso podéis encontrar aplicaciones y vídeos que os sirvan de apoyo también en esta etapa.
Me gusta ser coherente conmigo misma y con mis valores éticos, vivir y no sólo respirar, no dejar nunca de emocionarme, desarrollar mi capacidad de asombro y dedicar mi tiempo libre a mis amigos y mi familia. Intento dar respuesta a cada dilatación de mis pupilas, sonreír y expresar mis sentimientos por escrito, me gusta escribir poesía y adoro mi trabajo. En mi habitación tengo un sillón de los sueños y un trocito de cuarto sin techo.
En la etapa alfabética se subdivide en la identificación fonémica y manipulación fonémica; la primera se refiere a que reconoce el fonema, ejemplo: cual es el primer sonido de la palabra taza… "t") y la segunda se refiere a que el niño puede manipular, mover e identificar el fonema (ejemplo: en la palabra taza si se le cambia el /t/ por /k/ diría casa).
Dale a tu hijo libros para que se incentive a leer, siéntalo todos los días, a medida que avance dale libros avanzados, ve aumentando la dificultad poco a poco, trabaja con el para que vaya incrementado los conocimientos y si va a preescolar dile al maestro que te diga que otras cosas puedas hacer de como enseñar a leer a un niño de 4 años y que le permita aprender a leer y escribir.

Los fonemas no son sonidos con entidad física, sino abstracciones mentales o abstracciones formales de los sonidos del habla. En este sentido, un fonema puede ser representado por una familia o clase de equivalencia de sonidos (técnicamente denominados fonos), que los hablantes asocian a un sonido específico durante la producción o la percepción del habla. Así por ejemplo en español el fonema /d/ [+ obstruyente, + alveolar, + sonoro] puede ser articulado como oclusiva [d] a principio de palabra o tras nasal o pausa larga, pero es pronunciado como aproximante [ð] entre vocales o entre vocal y líquida, así /dedo/ se pronuncia [deðo] donde el primer y tercer sonido difieren en el grado de obstrucción aunque son similares en una serie de rasgos (los propios del fonema).
El reconocimiento de las letras es la primera etapa del proceso de aprendizaje de la lectura y por lo tanto es importante entender qué pasos deben seguir y cómo darlos. Mi recomendación es la de paralelizar un tanto el aprendizaje de las letras con la introducción de las sílabas: esto es, una vez que el niño conoce ya las vocales y las primeras consonantes empezar a trabajar con las sílabas y sus primeras palabras sin esperar necesariamente a que conozca todo el abecedario (comenzando por las sílabas directas; puedes saber más sobre los distintos tipos de sílabas existentes en mi entrada sobre tipos de sílabas).
La fonología en cambio no necesariamente trata entes claramente definibles en términos acústicos. Como realidad mental o abstracta un fonema no tiene por qué tener todos los rasgos fonéticos especificados. Por ejemplo, en diversas lenguas la aspiración es relevante para distinguir pares mínimos pero un fonema del español puede pronunciarse más o menos aspirado según el contexto y la variante lingüística del hablante pero en general para un fonema del español no está especificado el grado de aspiración. En cambio, en lenguas como el chino mandarín o el coreano un fonema tiene predefinido el rasgo de aspiración.
Más formalmente si {\displaystyle /f/\;} es un fonema que puede ser articulado como todo un conjunto de fonos {\displaystyle \{\phi _{1},\phi _{2},...,\phi _{n}\}\;} entonces podemos definir una relación de pertenencia de cada uno de esos alófonos al fonema si definimos la función {\displaystyle {\mbox{rasg}}(\cdot )\,} que asigna a cada fono o fonema el conjunto de rasgos relevantes. Un alófono es una realización posible de un fonema si pertenece a la clase de equivalencia de sonidos asociada al fonema, que en términos de rasgos equivale a que:

En la etapa alfabética se subdivide en la identificación fonémica y manipulación fonémica; la primera se refiere a que reconoce el fonema, ejemplo: cual es el primer sonido de la palabra taza… "t") y la segunda se refiere a que el niño puede manipular, mover e identificar el fonema (ejemplo: en la palabra taza si se le cambia el /t/ por /k/ diría casa).
Debido al gran número de palabras que no siguen las reglas del phonics, memorización de la palabra vista sigue siendo necesaria para los niños que aprenden a leer a través de programas de fonética como enganchado en el Phonics. En otras palabras, el niño debe memorizar la ortografía de muchas palabras individualmente, con el fin de reconocer a la vista. Memorización de la palabra vista puede presentar problemas para los niños que tienen dificultades con la memorización de memoria, que se extiende la longitud de tiempo requerido para que la lectura mejorar.

Intervienen en la lectura los procesos de percepción, de memoria y reproducción, en la escritura además interviene los procesos motores de automatización más complejo. Y la escritura es la representación grafica del lenguaje, que esta compuesto de sonidos (fonemas) y estos sonidos tienen representaciones graficas (grafemas). Este proceso es inverso en la escritura pues transformamos a los grafemas en fonemas.


Introduce palabras vcccv de más de cuatro sílabas. Introduce los dígrafos gui/gue. Continúa aportando estrategias de lectura de palabras, frases, oraciones y textos cada vez menos controlados, hasta que al final del nivel los niños adquieren competencia para leer textos sin control. A nivel gramatical, trabaja el uso de sufijos -mente, -ción, -sión, -ble, -ísimo/ísima, verbos que terminan con -amos/emos/imos, -aron/ieron, -ando/iendo. A nivel semántico incluye actividades de comprensión lectora de mayor complejidad, como hacer inferencias, predicciones y titular capítulos. Introduce los meses del año, familias de palabras, números y palabras compuestas. En cada Paso pone en práctica (i) la lectura con listas de sílabas, palabras, frases y oraciones y textos, (ii) caligrafía, (iii) ortografía, (iv) gramática y (v) comprensión lectora.
Durante el proceso de la lectura, el niño puede presentar dificultades, como que el niño no lee bien, por que no ha aprendido a leer mecánicamente, no decodifica correctamente; otra dificultad, es que al leer el niño sólo lee algunas palabras aisladas sobre lo leído y se piensa que el niño al leer no comprende. Por eso es importante identificar realmente cuales son las dificultades que se presentan.
Una vez identificado exactamente el perfil de cada escolar, es necesario intervenir desde lo más básico a lo más complejo, siempre con una progresión de dificultad creciente. En unos casos habrá que afianzar la fluidez lectora para que esta sea más funcional, en otros, remontarse hasta afianzar algunas correspondencias entre sonidos y letras, en otros habrá que complementar el aprendizaje lectoescritor a nivel de comprensión y redacción con el desarrollo del léxico y de la competencia lingüística oral y en otros habrá que trabajar la ortografía arbitraria diferenciando aquello que guarda arbitrariedad de lo que no genera este dilema.

Cesta palabras que riman. Podéis tener una pequeña cesta con objetos que riman. La idea es que cada semana, al iniciar la semana vamos a poner un objeto en la cesta. Y durante toda la semana los niños de manera autónoma van a tener que ir introduciendo objetos que vayan encontrando que rimen con el que hemos marcado; al final de la semana los repasaremos.
Dale a tu hijo libros para que se incentive a leer, siéntalo todos los días, a medida que avance dale libros avanzados, ve aumentando la dificultad poco a poco, trabaja con el para que vaya incrementado los conocimientos y si va a preescolar dile al maestro que te diga que otras cosas puedas hacer de como enseñar a leer a un niño de 4 años y que le permita aprender a leer y escribir.
×