La palabra clave aquí es distinguir. De hecho hacemos discriminaciones mucho más finas entre los sonidos, pero el idioma Inglés requiere sólo 40 (averiguar en Español). Las otras discriminaciones son las que nos permiten detectar las diferencias entre acentos, dialectos, identificar individuos, y diferenciar pequeños matices en el habla que indican mensajes más allá del significado obvio de las palabras.
Para aprender a leer por medio de fonemas, es necesario un sistema auditivo de aprendizaje, y es importante que tengan un eficiente memoria auditiva a corto plazo para que puedan aprender, utilizar y entender la lectura por medio de fonemas. También se debe de tener la oportunidad para desarrollar en el niño el buen funcionamiento de la memoria corto plazo por medio auditivo.

Por ejemplo, la sílaba yi puede tener muchos significados. Con el tono 1 significa trapo, con el tono 2 significa sospechar, con el tono 3 significa silla, con el tono 4 significa significado. La sílaba wu significa casa, nadie, cinco y niebla, respectivamente. Y ma significa madre, cañamo, caballo y reprender, respectivamente. En la trascripción oficial, los cuatro tonos son indicados a través de ¯, ´, ˇ, y `.


Para evaluar el proceso auditivo de tu hijo, di despacio con intervalo de un segundo, en un tono monótono, ya sea números u objetos. Puedes decir 5-8-1-7 y que el niño repita. si pudo ahora di 8-4-3-9-6. El niño debe de poder decir la secuencia de 4 dígitos correctamente el 75% de las veces a ka primera para que sea considerado un nivel 4 de memoria corto plazo
Por ejemplo, la sílaba yi puede tener muchos significados. Con el tono 1 significa trapo, con el tono 2 significa sospechar, con el tono 3 significa silla, con el tono 4 significa significado. La sílaba wu significa casa, nadie, cinco y niebla, respectivamente. Y ma significa madre, cañamo, caballo y reprender, respectivamente. En la trascripción oficial, los cuatro tonos son indicados a través de ¯, ´, ˇ, y `.
En la etapa alfabética se subdivide en la identificación fonémica y manipulación fonémica; la primera se refiere a que reconoce el fonema, ejemplo: cual es el primer sonido de la palabra taza… "t") y la segunda se refiere a que el niño puede manipular, mover e identificar el fonema (ejemplo: en la palabra taza si se le cambia el /t/ por /k/ diría casa).

El proceso central de la ruta fonológica es el mecanismo de "correspondencia grafema-fonema", que según Coltheart (1986) se encarga de separar los grafemas que componen la palabra, de asignar a cada grafema el fonema correspondiente, y de combinar los fonemas generados para recuperar la pronunciación de dicha palabra del léxico fonológico. A partir de aquí, el procedimiento para acceder al significado y será continuo en la compresión del lenguaje oral. Este sistema nos permite leer pseudopalabras y todas las palabras regulares, incluso todas las que no hemos visto con anterioridad.
Es importante señalar que, de acuerdo a una convención internacional, los fonemas se escriben entre barras a fin de ser fácilmente diferenciables de los grafemas o letras, los cuales suelen ir representados entre comillas (<>) o corchetes ([]). Esta formalidad en la representación de los fonemas fue impuesta por los lingüistas reunidos en torno a la Escuela de Praga durante el siglo XX.
* Mostrad mucha paciencia durante el proceso de enseñanza: habladle más despacio de lo habitual, evitad las correcciones directas (en lugar de decirle que se ha equivocado preguntadle si está seguro de que esa es la letra correcta, por ejemplo) y recompensar los avances que vaya consiguiendo, por pequeño que sea, (no es necesario que la recompensa sea algo material, puede ser un “¡bien hecho!”).
En algunas lenguas, tales como en Francés, hay otra cualidad de las vocales, y es la nasalidad. Algunas vocales son pronunciadas con un flujo de aire a través de la nariz y de la boca. Originalmente, estos sonidos fueron simplemente vocales seguidas por consonantes nasales. Pero a través del tiempo, el Francés mezcló las vocales y las consonantes nasales en una unidad.

Desde un punto de vista estructural, el fonema pertenece a la lengua, mientras que el sonido pertenece al habla. La palabra , por ejemplo, consta de cuatro fonemas (/k/, /a/, /s/, /a/). A esta misma palabra también corresponden en el habla, acto concreto, cuatro sonidos, a los que la fonología denominará alófonos, y estos últimos pueden variar según el sujeto que lo pronuncie. La distinción fundamental de los conceptos fonema y alófono, está en que el primero es una huella psíquica de la neutralización (un modelo) del segundo que se efectúa en el habla.


En relación al material de apoyo que podemos utilizar para enseñar al niño o niña a identificar las letras la oferta es prácticamente ilimitada: libros y material gráfico, pizarras magnéticas, aplicaciones digitales, etc. En estos primeros pasos mi recomendación es combinarlos todos ellos de modo que el niño se habitúe a ver letras en diferentes medios y no asociar sus juegos con las letras únicamente a uno de ellos; un error bastante frecuente estos días es el de utilizar en exclusiva la tablet, obviando alternativas más tradicionales. Si bien la tablet o el móvil es un entorno por lo general atractivo para el niño, limitarnos a este medio puede dificultar un tanto el posterior salto a la escritura. Complementar los medios digitales con libros o juegos físicos contribuirá a que el niño progrese más ágilmente en todos los ámbitos.
El aprendizaje del vocabulario comienza muy temprano en la vida, como cuando los niños pequeños miran algo a lo que usted está haciendo referencia o cuando dicen sus primeras palabras para obtener lo que necesitan o desean. A medida que los niños pequeños crecen, van aprendiendo más y más palabras. Cuando comienzan a vocalizar palabras como parte del proceso de aprender a leer, la mayoría de los niños ya pueden reconocer la mayoría de las palabras que dicen, reconocen que escucharon esas palabras antes y saben qué significan. Por este motivo, tener un vocabulario amplio es tan importante para leer.

Al estar en contacto con niños de la edad de cinco a seis años, se observan como tienen dificultades con la "correspondencia grafema-fonema", dificultades en la lectura tanto en su adquisición y consolidación, por lo que, se hace importante investigar mas sobre el tema, reflexionar y hacer conciencia sobre las dificultades del aprender a leer correctamente. El Objetivo general es detectar las dificultades en la adquisición de la lectura en la "correspondencia grafema-fonema" en niños de cinco a seis años y como afecta en la lectura.


Dale a tu hijo libros para que se incentive a leer, siéntalo todos los días, a medida que avance dale libros avanzados, ve aumentando la dificultad poco a poco, trabaja con el para que vaya incrementado los conocimientos y si va a preescolar dile al maestro que te diga que otras cosas puedas hacer de como enseñar a leer a un niño de 4 años y que le permita aprender a leer y escribir.
El reconocimiento de las letras es la primera etapa del proceso de aprendizaje de la lectura y por lo tanto es importante entender qué pasos deben seguir y cómo darlos. Mi recomendación es la de paralelizar un tanto el aprendizaje de las letras con la introducción de las sílabas: esto es, una vez que el niño conoce ya las vocales y las primeras consonantes empezar a trabajar con las sílabas y sus primeras palabras sin esperar necesariamente a que conozca todo el abecedario (comenzando por las sílabas directas; puedes saber más sobre los distintos tipos de sílabas existentes en mi entrada sobre tipos de sílabas).
Se ha comprobado que los estudiantes son capaces de asumir mayores riesgos cuando las tareas escolares se presentan como juegos (Howard-Jones, 2011). Y también sabemos que la formación de la memoria explícita, esa que es tan importante en los contextos educativos, está directamente relacionada con la activación del sistema de recompensa cerebral (Howard-Jones, 2014).
El número de fonemas de una lengua es finito y limitado en cada lengua y el número de alófonos potencialmente definibles, especialmente si especificamos rasgos fonéticos muy sutiles, es potencialmente ilimitado y varía según el contexto fonético y la articulación lingüística individual de los hablantes, a su estudio se dedicará la llamada fonética experimental. En cuanto al número de fonemas, este no tiene por qué ser fijo, y puede cambiar con el cambio lingüístico, de hecho en un instante dado, puede ser que puedan construirse dos sistemas fonológicos con diferente número de fonemas si se introducen reglas de pronunciación más complejas. Sin embargo, la mayoría de análisis del español está en torno a 24 unidades (5 vocales y 19 consonantes), aunque no todas las variedades de español tienen el mismo número de fonemas.
×