Igual que antes os decía que para aprender las letras prácticamente cualquier material de apoyo es igualmente válido, en esta etapa de introducción de las sílabas y de sus primeras palabras sí que es importante contar con  recursos de ayuda específicos, especialmente diseñados por expertos para obtener los mejores resultados. Podéis encontrar mis recomendaciones al respecto en mi entrada sobre las mejores cartillas de lectura . No dejéis de consultarla ya que encontraréis en ella indicaciones valiosas sobre qué material será el más adecuado para ayudaros a que vuestro hijo o hija aprenda a leer de la manera más eficaz a la par que divertida.
Gran parte de la acción cuando hablamos ocurre en la boca, especialmente en la interacción de la lengua con el paladar. El paladar tiene muchas áreas específicas: atrás, justo antes de las fosas nasales, se encuentra una pequeña bolsa llamada úvula. Su mayor función parece ser humedecer el aire y producir ciertos sonidos llamados, obviamente, uvulares. El más conocido es un tipo de r pronunciado en la parte trasera de la boca por algunos hablantes franceses y alemanes. Los sonidos uvulares, faríngeos y glotales son a menudo referidos como guturales.
El programa de enganchado en el Phonics puede ser bastante caro. A partir de marzo de 2010, un paquete básico de "Aprender a leer" puede costar casi £130, que está fuera de rango de precio de muchos padres. Aunque las actividades y libros individuales se pueden comprar por menos, los costos todavía pueden ser excesiva. Para reducir los costos, los padres que deseen utilizar Hooked on Phonics pueden adquirir materiales de programa previamente usados, o Únete a una cooperativa de padres a la escuela materiales entre los niveles de edad. Grupos de hogar local, ventas de garaje o incluso en línea sitios como Craigslist también representan fuentes potenciales de materiales usados fonética.

Una vez que tu hijo tenga 5 años ya conoce lo que es ficticio y lo que es real, puedes ayudarlo a diferenciar los géneros de los libros, aquellas historias que son basadas en lo real, libro de letras, libro de músicas, fantasía, ciencia ficción.  Cuando un niño aprende clasificar un libro del género empezara  recordar los detalles realizando un esfuerzo para poder recordarlo, realizando un esfuerzo para poder clasificarlo y tendrá que recordar libro que haya leído del mismo genero. Esto te llevara más de diez segundos tras realizar una lectura.


Durante la adquisición de la lectura el niño tiene que desarrollar habilidades y durante este proceso pasa diferentes etapas. Algunos autores también le llaman niveles o fases de la lectura. Das y cols. (1999) se refieren a la primera etapa como simbólica o estadio mágico, donde no existe relación del garabato con la palabra. La segunda etapa de pictórico, a las palabras las ve como una fotografía o cuadro pictórico, esto es en la edad preescolar y lee como fotografía, ejemplo: coca-cola, sólo asocia el significado con la imagen; por otra parte, el niño reconoce la palabras y puede describe cuadros, dibujos o fotos, reconoce las palabras aisladas a partir de un patrón y lo lee como un todo, ejemplo: mamá.

Un buen aprendizaje es el que promueve en el sujeto esta zona, es decir, interviene procurando crear diferencias en los niveles de desarrollo real o desafíos en términos pedagógicos. Un ejemplo es el proceso de alfabetización que puede considerarse como un "genuino progreso en el desarrollo en sentido estricto" pero que por otro lado implica la apropiación de procedimientos, estrategias, habilidades más locales, que en si mismos no constituyen "genuinos logros del desarrollo". El proceso de alfabetización se presenta en la lectura y la escritura. Estos son procesos cognitivos diferentes en donde la adquisición de la lectura siempre antecede a la escritura.
También ayuda destacar los sonidos repetitivos. Por ejemplo, si está leyendo One Fish, Two Fish, Red Fish, Blue Fish (un pez, dos peces, pez rojo, pez azul), pida a su hijo que escuche el sonido /fffff/ en “fish” (al principio alargue los sonidos). Intente destacar otras palabras con el sonido /fffff/, en otros momentos además de cuando leyó el libro.
Durante el proceso de la lectura, el niño puede presentar dificultades, como que el niño no lee bien, por que no ha aprendido a leer mecánicamente, no decodifica correctamente; otra dificultad, es que al leer el niño sólo lee algunas palabras aisladas sobre lo leído y se piensa que el niño al leer no comprende. Por eso es importante identificar realmente cuales son las dificultades que se presentan.

Cualquier actividad que haga, asegúrese de que sea corta y divertida. Si su hijo considera una actividad demasiado difícil o aburrida, intente algo diferente. Si usted encuentra que las actividades de ese tipo son muy difíciles para él, hable con su maestro o con el departamento de infancia temprana de su distrito para averiguar si proporcionan ayuda adicional.
Otros apoyos a esta idea provienen de los estudios que revelan que los buenos lectores utilizan más eficazmente la ruta fonológica que los malos lectores, lo que ha sido constatado tanto en ingles (Perfetti y Hogaboam, 1975), como español (Domínguez y Cuetos, 1992; Jiménez y Rodrigo, 1994). Por lo tanto con independencia de la lengua, podemos afirmar que para aprender a leer en un sistema alfabético hay que adquirir habilidades de decodificación fonológica. La decodificación en la capacidad lectora depende del nivel de desarrollo de la habilidad lectora.
Debido al gran número de palabras que no siguen las reglas del phonics, memorización de la palabra vista sigue siendo necesaria para los niños que aprenden a leer a través de programas de fonética como enganchado en el Phonics. En otras palabras, el niño debe memorizar la ortografía de muchas palabras individualmente, con el fin de reconocer a la vista. Memorización de la palabra vista puede presentar problemas para los niños que tienen dificultades con la memorización de memoria, que se extiende la longitud de tiempo requerido para que la lectura mejorar.
Al hecho de que los niños se confundan en muchas y variadas correspondencias entre letras del alfabeto y los sonidos componentes de las palabras habladas, se le atribuye como causa un defecto en la habilidad para discriminar los sonidos del habla. En estos casos, se supone que los niños carecen de conciencia fonológica, lo cual es falso, porque el hecho de que el niño no pueda producir algunos sonidos, no significa que no los identifique.

Soy una mamá que tiene una hija con Autismo, y cuando empezó a leer no habíamos notado lo lento que iba, hasta que (un poco tarde) a los 8 años nos dimos cuenta que tenía dislexia. Las profesoras poco sabían de eso en aquellos días (2005), acá en Ecuador las cosas importantes llegan un poco tarde, las innecesarias, llegan muy rápido. En fin, solo quiero decirles a las mamás de arriba que con trabajo continuo y MUUUUUCHA paciencia, siempre los niños consiguen leer, pero a su única forma, totalmente distinta a la del resto de los niños. Yo traté de muchas manera distintas… hasta que encontré lo que a ella le gustaba y me concentré en su propia motivación y le apliqué unas actividades muy parecidas a las descritas en esta página. Cuando agarró la manera de decodificar, tenía que mejorar en velocidad y la puse a leer en la pubertad lo que más le gustaba “Animes japoneses” con subtítulos en español, cuando llegó a décimo de básica, leía muy rápido.

Intervienen en la lectura los procesos de percepción, de memoria y reproducción, en la escritura además interviene los procesos motores de automatización más complejo. Y la escritura es la representación grafica del lenguaje, que esta compuesto de sonidos (fonemas) y estos sonidos tienen representaciones graficas (grafemas). Este proceso es inverso en la escritura pues transformamos a los grafemas en fonemas.
El aprendizaje del vocabulario comienza muy temprano en la vida, como cuando los niños pequeños miran algo a lo que usted está haciendo referencia o cuando dicen sus primeras palabras para obtener lo que necesitan o desean. A medida que los niños pequeños crecen, van aprendiendo más y más palabras. Cuando comienzan a vocalizar palabras como parte del proceso de aprender a leer, la mayoría de los niños ya pueden reconocer la mayoría de las palabras que dicen, reconocen que escucharon esas palabras antes y saben qué significan. Por este motivo, tener un vocabulario amplio es tan importante para leer.
Se ha comprobado que los estudiantes son capaces de asumir mayores riesgos cuando las tareas escolares se presentan como juegos (Howard-Jones, 2011). Y también sabemos que la formación de la memoria explícita, esa que es tan importante en los contextos educativos, está directamente relacionada con la activación del sistema de recompensa cerebral (Howard-Jones, 2014).
Hazle preguntas a tu hijo cuando tiene 2 o 3 años, mientras le lees un libro se animará y será más fácil el desarrollo de la compresión. Hay muchos niños que son capaces de leer con más fluidez pero no comprenden lo que leen y si no comprenden es porque no están realizando una lectura compresiva.  Si le haces preguntas durante la lectura hará que desarrollo su vocabulario y el niño interactúe con su libro.

Lo cierto es que en el colegio, durante la educación infantil (3,4,5 años), se suele hacer una aproximación a la lectura usando el método global: se enseñan palabras a los niños asociadas a imágenes, se observan semejanzas entre palabras (elefante y estrella empiezan por la misma letra), etc; y, ya en educación primaria (a partir de los 6 años), se inicia un análisis de los segmentos de las palabras: el silabeo (pa-pe-pi-po-pu). Tanto el método analítico como el global son válidos para desarrollar la capacidad lectora. Y ambos son necesarios para una lectura de calidad. Que insistamos más en uno u otro dependerá de las necesidades del niño en cada momento del desarrollo de dicha capacidad. 
Esto exige que haya que entrenar específicamente aquellas estructuras silábicas más regularizadas en las que puedan aparecer letras. Algunos efectos de facilitación como puede ser el nombre de la letra pueden desaparecer si la sílaba a la que pertenecen aparece en posición media o final de la palabra, aunque esa letra se encuentre en la posición inicial de la sílaba.
Hay docenas de otros fonemas aparte de los mostrados en el cuadro anterior, pero un set de ellos es particularmente interesante. Los “clicks” son sonidos hechos al formar con la lengua un vacío, para luego de manera repentina deslizarla hacia adelante. Nosotros también usamos este sonido, pero no como parte de las palabras; por ejemplo, cuando imitamos el galope de un caballo. Los “clicks” son usados el las lenguas de los Bosquimanos (o San) y en las lenguas Bantu que han tenido contacto prolongado con la primera. La lengua más conocida es la lengua Josa, por la famosa cantante sudafricana Miriam Makeba.
Debido al gran número de palabras que no siguen las reglas del phonics, memorización de la palabra vista sigue siendo necesaria para los niños que aprenden a leer a través de programas de fonética como enganchado en el Phonics. En otras palabras, el niño debe memorizar la ortografía de muchas palabras individualmente, con el fin de reconocer a la vista. Memorización de la palabra vista puede presentar problemas para los niños que tienen dificultades con la memorización de memoria, que se extiende la longitud de tiempo requerido para que la lectura mejorar.
Ejemplo: También podemos jugar a adivinar en que ha pensado el otro. Para ello, le pediremos que escriba el nombre de un objeto visible en el contexto sin que lo veamos y viceversa, después debemos adivinar que creemos que ha anotado el otro y al final enseñar lo que habíamos escrito. (Sirve cualquier juego que le haga escribir a la vez que se divierte).
B) CAVIDAD GLOTICA U ÓRGANO DE FONACIÓN. La cavidad laríngea debido a que la laringe es su elemento constitutivo. Se trata de una caja cartilaginosa situada al final de la laringe, es móvil ya que puede ascender y descender aunque generalmente su posición es en la parte inferior. La laringe se compone de seis cartílagos fundamentales, tres de ellos pares y los otros tres impares.
Este sitio utiliza cookies de Google para ofrecer sus servicios y analizar el tráfico. Su dirección IP y agente de usuario se comparten con Google, junto con las métricas de rendimiento y seguridad, para garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso, al dar click en el botón aceptas el uso de estas Acepto Para más información Leer política de privacidad
Introduce los fonemas v, r, j, f, ñ con la segunda vocal, e. Combina estos fonemas con los introducidos en el Nivel 1 para formar nuevas palabras. Además, continúa trabajando conciencia fonológica e introduce nuevas estrategias de lectura de sílabas, palabras, frases y oraciones. Este Nivel ofrece textos con lenguaje controlado –cuentos que solo incluyen palabras con los fonemas enseñados de manera explícita en los Niveles 1 y 2. La lectura en voz alta de estos textos resulta clave para adquirir precisión, automaticidad y fluidez, y así liberar la memoria para focalizarse en el significado del texto. A nivel gramatical, trabaja el uso de plurales -s y los pronombres, la concordancia entre artículos y sustantivos, así como nociones básicas de exclamación e interrogación. A nivel semántico, trabaja el uso correcto de las palabras en oraciones y comprensión lectora. En todos los Pasos se pone en práctica (i) conciencia fonológica, (ii) lectura con listas de sílabas, palabras, frases y oraciones y textos con lenguaje controlado, (iii) caligrafía, (iv) ortografía, (v) gramática y (vi) comprensión lectora.
Los fonemas no son sonidos con entidad física, sino abstracciones mentales o abstracciones formales de los sonidos del habla. En este sentido, un fonema puede ser representado por una familia o clase de equivalencia de sonidos (técnicamente denominados fonos), que los hablantes asocian a un sonido específico durante la producción o la percepción del habla. Así por ejemplo en español el fonema /d/ [+ obstruyente, + alveolar, + sonoro] puede ser articulado como oclusiva [d] a principio de palabra o tras nasal o pausa larga, pero es pronunciado como aproximante [ð] entre vocales o entre vocal y líquida, así /dedo/ se pronuncia [deðo] donde el primer y tercer sonido difieren en el grado de obstrucción aunque son similares en una serie de rasgos (los propios del fonema).
×