Empezar enseñando a los niños que las palabras son un conjunto de letras, y no un todo, es, por lo tanto, empezar con mal pie. Esto no seria especialmente problemático si no fuera porque el cerebro es un órgano que se adapta a las tareas que le hacemos hacer. Y si los niños empiezan a fijarse en las letras, su cerebro se adaptará a esta tarea, que no es la primordial.
Al terminar la llamada, puedes valorarla con este sencillo test. Es mucho más amigable  que las clásicas hojas de monitorización (necesarias), y generan un nuevo enfoque. Cuanto más cerca estés de estos 7 puntos, más identificado te sentirás con tu llamada de venta y más vas a identificar uno delos elementos claves del éxito: La intención. ¿Con qué intención realmente llamas?

En algunas lenguas, tales como en Francés, hay otra cualidad de las vocales, y es la nasalidad. Algunas vocales son pronunciadas con un flujo de aire a través de la nariz y de la boca. Originalmente, estos sonidos fueron simplemente vocales seguidas por consonantes nasales. Pero a través del tiempo, el Francés mezcló las vocales y las consonantes nasales en una unidad.
La palabra clave aquí es distinguir. De hecho hacemos discriminaciones mucho más finas entre los sonidos, pero el idioma Inglés requiere sólo 40 (averiguar en Español). Las otras discriminaciones son las que nos permiten detectar las diferencias entre acentos, dialectos, identificar individuos, y diferenciar pequeños matices en el habla que indican mensajes más allá del significado obvio de las palabras.
Hola, tengo una duda. Comentando rápido, estoy en un proyecto trabajando con un libro de lectura y escritura para niños de primer grado, los que estamos desarrollando el proyecto notamos que la manera en se enseña todas las letras no es alfabéticamente, si no, de una manera que desconocemos comenzando con la O. No se si es un método en específico o si saben de algo relacionado. Estaría más que encantado si podríamos hablar vía correo electrónico. Gracias
/h/: fonema fricativo, laringal (grafía h). Existe en algunas variedades de andaluz y del español caribeño donde se conserva esa aspiración como reflejo de la antigua F inicial latina en algunas palabras (halar, harto, heder, higo, huir), pero en casi todas las variedades este fonema desapareció después del siglo XVII). Además, [h] es la realización del fonema /x/ en buena parte de Andalucía, en Canarias, ribera caribeña (Antillas, América central, Venezuela) y toda Colombia.
Experta en dislexia. Logopeda y maestra de audición y lenguaje, especialista en neuropsicología educativa y en dificultades de aprendizaje, fundadora de Ladislexia.net y directora del Método Diverlexia. Desde 2011 asesora a familias y a profesionales de España y Latinoamérica y desde 2014 imparte formación, seminarios y consultoría de especialización en dislexia.
El aprendizaje del vocabulario comienza muy temprano en la vida, como cuando los niños pequeños miran algo a lo que usted está haciendo referencia o cuando dicen sus primeras palabras para obtener lo que necesitan o desean. A medida que los niños pequeños crecen, van aprendiendo más y más palabras. Cuando comienzan a vocalizar palabras como parte del proceso de aprender a leer, la mayoría de los niños ya pueden reconocer la mayoría de las palabras que dicen, reconocen que escucharon esas palabras antes y saben qué significan. Por este motivo, tener un vocabulario amplio es tan importante para leer.

En muchas lenguas alrededor del mundo, incluyendo el Castellano y el Inglés, las palabras se diferencian a través de la acentuación. A un a silaba se le da generalmente un énfasis más alto, y a veces un poco más de fuerza. Así es, por ejemplo, como en Castellano diferenciamos dejo de dejó, o en Inglés af-fect (significando influenciar) de af-fect (significando emoción). En palabras más largas, puede incluso haber una segunda sílaba semi-acentuada, como por ejemplo en matemáticas.
Desde un punto de vista estructural, el fonema pertenece a la lengua, mientras que el sonido pertenece al habla. La palabra , por ejemplo, consta de cuatro fonemas (/k/, /a/, /s/, /a/). A esta misma palabra también corresponden en el habla, acto concreto, cuatro sonidos, a los que la fonología denominará alófonos, y estos últimos pueden variar según el sujeto que lo pronuncie. La distinción fundamental de los conceptos fonema y alófono, está en que el primero es una huella psíquica de la neutralización (un modelo) del segundo que se efectúa en el habla.

En relación al material de apoyo que podemos utilizar para enseñar al niño o niña a identificar las letras la oferta es prácticamente ilimitada: libros y material gráfico, pizarras magnéticas, aplicaciones digitales, etc. En estos primeros pasos mi recomendación es combinarlos todos ellos de modo que el niño se habitúe a ver letras en diferentes medios y no asociar sus juegos con las letras únicamente a uno de ellos; un error bastante frecuente estos días es el de utilizar en exclusiva la tablet, obviando alternativas más tradicionales. Si bien la tablet o el móvil es un entorno por lo general atractivo para el niño, limitarnos a este medio puede dificultar un tanto el posterior salto a la escritura. Complementar los medios digitales con libros o juegos físicos contribuirá a que el niño progrese más ágilmente en todos los ámbitos. 									

Cuando el componente fonológico del lenguaje presenta dificultades, es más difícil construir el grado de conciencia fonológica que necesita el aprendizaje de la "correspondencia grafema-fonema"; por ejemplo, en la memorización de las correspondencias entre letras y grupos de letras, por una parte, y de los fonemas y silabas que representan. Los procesos cognitivos que compone a la conciencia fonológica muestra la mayor variabilidad común con el aprendizaje inicial de la lectura, y en algunos su nivel de desarrollo es determinante para su éxito o fracaso en el aprendizaje de la lectura.

El niño cuando tiene que leer hace una asociación de grafía con fonema que es el sonido que le corresponde, estas grafías al ser unidas con otras mas le darán significado a una palabra y podrá realizar una comprensión de oraciones y/o textos. Pero para poder tener la "correspondencia grafema-fonema", también es importante la conciencia fonológica pues es el mecanismo que posibilita el acceso al significado mediante la decodificación fonológica, asignando a cada grafema el fonema correspondiente, y de combinando los fonemas para la pronunciación de dicha palabra del léxico fonológico.
En sucesivos Pasos, introduce los fonemas c, s, m, l, p, t, g, n, d, con la primera vocal, a. Desarrolla la conciencia fonológica contando sílabas, aislando el sonido inicial de las palabras, rimando y buscando la palabra intrusa. Los niños leen fonemas, luego sílabas, palabras, frases y oraciones. A nivel gramatical, trabaja el reconocimiento de sílabas, el uso de mayúsculas y nociones básicas de puntuación y acentuación. A nivel semántico, introduce palabras polisémicas y estrategias de comprensión. En todos los Pasos pone en práctica (i) conciencia fonológica, (ii) lectura con listas de sílabas, palabras, frases y oraciones, (iii) caligrafía, (iv) ortografía, (v) gramática y (vi) comprensión lectora.
Tras algunas décadas de abandono como consecuencia del énfasis puesto en una mal entendida “comunicabilidad” del lenguaje, estudios recientes sobre la competencia fónica coinciden en considerarla una parte fundamental de las destrezas orales de la lengua, esto es, de la expresión oral, la comprensión auditiva y la interacción oral. En efecto, la pronunciación es el medio a través del cual se trasmite la información y, por lo tanto, la comprensión o no del mensaje por parte del oyente va a depender de la calidad de esa transmisión; en cuanto a la comprensión del mensaje, no podemos olvidarnos de que uno de los procesos fundamentales de esta destreza es el de la percepción de los elementos fónicos, de forma que si un individuo no identifica correctamente los segmentos que componen un texto oral, tendrá dificultades para comprenderlo e interpretarlo (Iruela, 2004: 27-30). Existe, por tanto una relación directa entre capacidad para percibir y discriminar elementos fónicos de la L2 (los contrastes fonológicos, los sonidos que representan a cada fonema, el ritmo, la entonación, el acento a nivel de palabra y de frase, etc.) y la capacidad para la comprensión del mensaje.
Desde Fónica, nos enfocamos en mejorar la calidad de la educación del entorno DJ y la producción musical, innovando en la enseñanza de manera personalizada, con grupos reducidos y enfatizando en las cualidades y talento de cada estudiante, teniendo como soporte todo el material necesario y las últimas tecnologías referentes al medio. Tenemos clara la importancia de la práctica constante para adquirir todos los conocimientos de la manera más efectiva y eficaz posible.
* A la hora de ayudarle a reconocer las letras, utilizad material de apoyo atractivo, que llame su atención: los cubos de letras por ejemplo pueden ser de gran ayuda. Escoged preferiblemente cubos de colores en lugar de cubos de madera. A muchos niños les llama poderosamente la atención el móvil o la tableta: si es vuestro caso podéis encontrar aplicaciones y vídeos que os sirvan de apoyo también en esta etapa.
El aire pasa de los pulmones a los bronquios y después a la tráquea, en cuya parte superior se sitúa la laringe. En la laringe, se sitúan las cuerdas vocales, dos músculos flexibles que vibran con el paso del tiempo de la respiración. Si las cuerdas vocales se aproximan y vibran, se producen los sonidos sonoros. Por el contrario, si las cuerdas vocales no vibran y dejan pasar el aire libremente, se producen los sonidos sordos.
Instrucción gradual y progresiva. El programa está estructurado como una secuencia de Pasos de dificultad progresiva. Desde la unidad más simple del lenguaje –las letras-, avanza hacia unidades de creciente complejidad –sílaba, palabra, oración, texto. Los fonemas se van enseñando sucesivamente en lo que resulta un conjunto cada vez más amplio de palabras. En simultáneo, se van incorporando gradualmente nociones de ortografía, gramática y comprensión lectora. El desempeño de los alumnos se monitorea con evaluaciones periódicas, asegurando el éxito en el progreso.
Otros apoyos a esta idea provienen de los estudios que revelan que los buenos lectores utilizan más eficazmente la ruta fonológica que los malos lectores, lo que ha sido constatado tanto en ingles (Perfetti y Hogaboam, 1975), como español (Domínguez y Cuetos, 1992; Jiménez y Rodrigo, 1994). Por lo tanto con independencia de la lengua, podemos afirmar que para aprender a leer en un sistema alfabético hay que adquirir habilidades de decodificación fonológica. La decodificación en la capacidad lectora depende del nivel de desarrollo de la habilidad lectora.
Lo leí en 4 días. No se que tiene que lo lees con mucha facilidad, como me pasó con La Sombra del Viento. A las pocas páginas ya te has metido en el mundo de los cinco reinos de Arkhon y las cosas de Frimm, Sanhia y los personajes. Al principio salen bastantes nombres, pero pronto le pillas el tranquillo y no puedes parar de seguir leyendo. Eso si, me dejó con las ganas de la continuación. Espero que el autor continue, me gustó muchisimo.
Durante la adquisición de la lectura el niño tiene que desarrollar habilidades y durante este proceso pasa diferentes etapas. Algunos autores también le llaman niveles o fases de la lectura. Das y cols. (1999) se refieren a la primera etapa como simbólica o estadio mágico, donde no existe relación del garabato con la palabra. La segunda etapa de pictórico, a las palabras las ve como una fotografía o cuadro pictórico, esto es en la edad preescolar y lee como fotografía, ejemplo: coca-cola, sólo asocia el significado con la imagen; por otra parte, el niño reconoce la palabras y puede describe cuadros, dibujos o fotos, reconoce las palabras aisladas a partir de un patrón y lo lee como un todo, ejemplo: mamá.
La fonética tiene varias subramas que tienen que ver con distintas aplicaciones y maneras de llevar adelante el uso de la lengua. Así, algunas de las ramas existentes dentro de la fonética son la fonética experimental, la articulatoria y la acústica. Todas ellas tratan de analizar el fenómeno físico del habla dentro de diferentes parámetros que tienen que ver con cómo el sonido es producido, pero también con cómo el sonido es enviado al exterior.
Nuestra experiencia de comunicación a partir del habla nos dice que las palabras son el resultado del engarzamiento de diferentes formas donde la unión de las mismas cobra un significado. Quienes estudian el lenguaje y estas formas utilizadas en el habla para expresar ideas o sentimientos, en el intento de abstraer los sonidos de nuestro lenguaje crearon el término fonemas, que consisten en un conjunto de símbolos que no se encuentran ligados a ningún sonido en particular puesto que se ubican en un análisis más abstracto. Por ejemplo el fonema /b/ representa el sonido del comienzo del término “bueno”, pero es sólo eso una representación, en sí mismo no tiene sonido. 									

El reconocimiento de las letras es la primera etapa del proceso de aprendizaje de la lectura y por lo tanto es importante entender qué pasos deben seguir y cómo darlos. Mi recomendación es la de paralelizar un tanto el aprendizaje de las letras con la introducción de las sílabas: esto es, una vez que el niño conoce ya las vocales y las primeras consonantes empezar a trabajar con las sílabas y sus primeras palabras sin esperar necesariamente a que conozca todo el abecedario (comenzando por las sílabas directas; puedes saber más sobre los distintos tipos de sílabas existentes en mi entrada sobre tipos de sílabas).
Desde un punto de vista estructural, el fonema pertenece a la lengua, mientras que el sonido pertenece al habla. La palabra , por ejemplo, consta de cuatro fonemas (/k/, /a/, /s/, /a/). A esta misma palabra también corresponden en el habla, acto concreto, cuatro sonidos, a los que la fonología denominará alófonos, y estos últimos pueden variar según el sujeto que lo pronuncie. La distinción fundamental de los conceptos fonema y alófono, está en que el primero es una huella psíquica de la neutralización (un modelo) del segundo que se efectúa en el habla.
Cuando uno aprende un idioma no materno, la fonética siempre es una pieza fundamental del proceso de aprendizaje ya que es la parte del idioma que nos permite pronunciar cada sonido, cada palabra de la manera correcta, dejando de lado la entonación típica del idioma que uno posee desde nacimiento y pronunciando las palabras tal como hacen los nativos.
×